La caída inmobiliaria de 2009 tuvo, al menos, una ventaja para la gente

Por la menor actividad, los costos crecieron menos que los salarios. Para construir una vivienda, hoy en día hacen falta menos sueldos que en los últimos tres años.
La construcción vivió, en sintonía con el conjunto de la economía, un año 2009 muy malo, que cortó la tendencia expansiva de los tres años anteriores, cuando comenzó y se intensificó el boom inmobiliario.

No obstante, aun en los pésimos momentos siempre es posible hallar aspectos favorables. En este caso, la buena nueva para las familias cordobesas es que el costo de edificar una casa, relativamente, se achicó en los últimos años, de la mano de un incremento de los costos que fue menor al que ofrecieron los salarios.

Concretamente, según un análisis realizado por LA MAÑANA, el cambio que ocurrió es que actualmente son necesarios tres sueldos menos que en 2008 para lograr levantar una vivienda desde cero.

De acuerdo a datos a noviembre de la Gerencia de Estadísticas y Censos de la Provincia, el metro cuadrado de construcción se sitúa en 1845,31 pesos, lo que significa que, para construir una unidad habitacional mediana de 100 m2, se necesitan casi 185.000 pesos. Del otro lado, cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) ubican al salario medio de un trabajador privado cordobés, al tercer trimestre del año pasado, en 2.582 pesos.

Esto quiere decir que, para tener un hogar como el antes mencionado, un empleado necesita destinar 72 sueldos, o 6 años de trabajo, pura y exclusivamente a ese objetivo. Debe destacarse que este informe no tiene en cuenta el costo de la tierra, que eleva los costos aún más.

De todos modos, aunque la cifra a priori sea alta, es menor a la de años anteriores (ver cuadro). Por caso, en 2008 el metro cuadrado finalizó con un costo de 1631,81 pesos, con una remuneración promedio de 2.192 pesos, lo que implica que eran necesarios 75 sueldos (6 años y tres meses) para hacer una casa. Ni hablar si la comparación se extiende a 2007, el año de mayor crecimiento del mercado de los inmuebles: en aquella época era necesario utilizar 79 salarios (6 años y medio) para tener un hogar propio.

Menos suba de costos

Como se mencionó, el principal factor que explica esta tendencia es que el menor ritmo de obras privadas hizo que los precios, tanto de los materiales como de la mano de obra, frenaran su espiral ascendente, con aumentos que promediaban el 25 por ciento interanual. El año pasado, el retoque de los costos fue de apenas el 13 por ciento. Los salarios, por su parte, también crecieron en menor medida, pero más que la materia prima y las remuneraciones de albañiles, plomeros y electricistas.

La tendencia "a favor" de quienes financian las construcciones comenzó, luego del pico máximo de 2007, a partir de mediados de 2008, en línea con el conflicto entre el campo y el gobierno; y continuó el año pasado, producto de la continuidad de los problemas en el sector agropecuario y los inconvenientes provocados por la crisis internacional.

Comentá la nota