La CAFI, optimista tras la reunión

Los representantes de la Nación se comprometieron a destrabar el conflicto con Brasil.
Cipolletti > Los representantes del gobierno nacional compartieron la preocupación por las restricciones que impuso el gobierno de Brasil a la importación de frutas y prometieron continuar con las gestiones para destrabar este problema que afecta tanto al sector de la producción valletana.

Los representantes de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI) calificaron como positiva la reunión que mantuvieron ayer con la ministra de Industria y Turismo de la Nación, Débora Giorgi, quien estuvo acompañada por el embajador argentino en Brasil Juan Pablo Lohlé y el senador Miguel Pichetto. Por la CAFI estuvieron su presidente Oscar Martín, el gerente general Marcelo Loyarte y el empresario Hugo Sánchez.

«Fue una reunión positiva. Los funcionarios nos escucharon y entendieron bien la problemática porque están al tanto de la situación. El embajador Lohlé conoce bien la realidad y está trabajando en pos de encontrarle una salida a esta regulación de la fruta de Río Negro y Neuquén» dijo Loyarte.

Los emisarios de la CAFI expresaron con claridad y documentada su preocupación y el impacto negativo que está dándose sobre el sector. Les pidieron a los funcionarios agilizar las gestiones para que se pueda destrabar esta situación antes de la reunión binacional entre los presidentes de Argentina y Brasil previsto para el 19 de este mes.

Los argumentos del impacto negativo que recae en esta economía fueron expresados y más aún con un producto que es perecedero.

Otro de los temas expresados fue la falta de cobro de los reintegros que suman 20 millones de dólares y los recuperos de IVA que llegan a la cifra de 45 millones de pesos, sumas que ya deberían haber sido canceladas.

Los representantes empresariales se trajeron el compromiso de los funcionarios de que con prontitud se comenzará a destrabar los fondos atinentes a estas situaciones puntuales.

Por último los integrantes de CAFI puntualizaron la necesidad de una baja de aranceles en algunos mercados, como lo son Argelia y la Unión Europea (UE).

Comentá la nota