Cáffaro reconoció que "estamos en problemas con los desagües"

Aunque las fuertes precipitaciones caídas durante los últimos días en Zárate superaron el promedio de 2008, es cada vez más constante que baste un poco de lluvia para colapsar los canales de desagües pluviales y las calles de la ciudad queden anegadas.
A pesar de las obras encaradas por el Municipio de cara a refuncionalizar la infraestructura que ha quedado obsoleta debido al crecimiento demográfico del distrito, el intendente Osvaldo Cáffaro reconoció que no fueron planificadas en función a la situación vivida esta semana, a la que calificó de "imprevisible".

Además, el mandatario, que se mostró muy preocupado, también hizo referencia a la responsabilidad que le cabe a los vecinos que siguen arrojando residuos en lugares y horas indebidas y que insisten en obstaculizar los sumideros para beneficio personal.

Tres fueron los barrios más perjudicados en la ciudad, Villa Florida, Villa Angus y San Jacinto junto a Burgar y Orsi. Allí, el personal municipal, con funcionarios a la cabeza, se abocó principalmente a despejar los conductos de desagües pluviales para permitir un mejor drenaje del agua que llegó a una suma total de 350 milímetros en los tres días más importantes de lluvia incesante.

"La situación se hace muy difícil y si se sigue con este nivel de lluvia caída se hace insostenible", dijo Cáffaro ayer en su despacho rogando que a la compleja situación no se sume una sudestada que eleve aún más el nivel del río Paraná.

"No hay desagüe que pueda adaptarse a esto, realmente estamos en problemas", agregó informando que en estos días llovió siete veces más de lo normal y del promedio del último año. "¿A qué responde?", se pregunto y respondió al mismo tiempo, "al cambio climático, esto que se ve tan en abstracto empieza a mechar en nuestra ciudad".

"El proyecto no fue hecho para responder a esta cantidad de agua"

Para el intendente ya no se trata sólo de la infraestructura de la ciudad sino de causas mucho más complejas que hay que tener en cuenta pero para la cual el Municipio no está capacitado para prever. Entre ellas pone en primer lugar los efectos del cambio climático.

"Lo que está planificado, los proyectos que se hicieron en función de evacuación de pluviales no responden a estas variables, pensemos que es siete veces más del caudal que ha soportado y ha sido planificada la ciudad", sostuvo el mandatario.

Los diagnósticos científicos dan cuenta de fenómenos cada vez más extremos. Desde un aumento en la intensidad y la frecuencia de las precipitaciones hasta la prolongación del verano e importantes períodos de sequía. De esa forma, estos acontecimientos generan una alerta ante la posibilidad de considerables consecuencias en los sistemas productivos y económicos de la región para los próximos años, lo cual requiere de urgentes medidas.

Sin embargo, el jefe comunal hizo referencia a las obras iniciadas para dar solución un problema que ahora tiende a agravarse. "Venimos remando para hacer los desagües pluviales de una cuenca de mil hectáreas -toda la zona de Antártida Argentina hacia el sudoeste- pero el proyecto no fue hecho para responder a esta cantidad de agua que no es normal", sostuvo.

En cuanto a una posible reformulación, Cáffaro expresó que "si hay que hacer un nuevo conducto central, si hay que redefinir todos los conductos pluviales hay que hacerlo pero en base a un estudio para el que no estamos capacitados ni operativa ni técnicamente porque tiene que ver con el grado de avance del calentamiento global, del cambio climático, vamos a estar en contacto con el Gobierno nacional para que nos ayuden a planificar sobre esto pero no sabemos qué puede pasar".

"Primero está el interés general"

El intendente dijo que no dudará en actuar ante la duda en situaciones en la que particulares se pudieran sentir afectados pero en la que entra en riesgo un importante sector de la comunidad.

"Hay situaciones que ya no se pueden dejar pasar, no podemos hacer la vista gorda", dijo sobre la irresponsabilidad de algunos vecinos que arrojan residuos en cualquier lado, obstruyen zanjas con escombro, utilizan tubos de menor diámetro que el permitido. "Tenemos que tomar conciencia de la realidad", agregó, "ante la duda vamos a accionar, si algún vecino se siente afectado, le decimos que primero está el interés general, no podemos permitirnos que cientos de familias se inunden por la irracionalidad de algunos".

Cooperativas de trabajo se sumarán al saneamiento

El secretario de Obras y Servicios Públicos, Daniel Casadidio, informó sobre las tareas específicas realizadas sobre las zonas más afectadas de la ciudad y anunció que algunas de las cooperativas de trabajo del programa nacional "Argentina Trabaja" se sumarán al plan de saneamiento de los desagües pluviales.

El funcionario destacó el aporte no sólo del personal de las cuadrillas municipales sino, también, de aquellos que pese a estar de vacaciones colaboraron, y de empresas privadas que hicieron su aporte.

"Hubo un trabajo interdisciplinario entre todas las áreas y se pudo dar una respuesta más rápida a la situación que, sin embargo, nos superó ampliamente", dijo Casadidio, "tratamos de profundizar las salidas de agua, así que ahora tenemos los mismos sistemas pero más limpios". No obstante, agregó que "si sigue lloviendo lo mismo que en estos días vamos a seguir en problemas".

Comentá la nota