El cafecito bolivariano será nacional y popular

Las compañías Fama América y Café Madrid, que controlan el 80% del mercado local, pasarán a manos del Ejecutivo antes de fin de año.
Tal como había amenazado tres meses atrás, cuando ordenó la ocupación temporal de las instalaciones bajo acusaciones de "monopolio y contrabando de granos", el presidente Hugo Chávez oficializó ayer la "adquisición forzosa" de dos de las principales productoras de café de Venezuela. Antes de fin de año, la centenaria cafetalera Fama América y su competidora Café Madrid, responsables del 80% de la producción nacional, serán adquiridas por el Estado. Según el proyecto del Ejecutivo, ambas compañías operarán bajo un "régimen de propiedad colectiva" integrado por el Ministerio de Agricultura y Tierras y distintas asociaciones comunitarias y cooperativas de trabajo.

El principio del fin de las dos cafetaleras comenzó el 3 de agosto pasado, cuando anunciaron una inminente paralización de la producción por "falta de materia prima". Vincularon la escasez a la política de precios máximos que el gobierno aplica al café y a un centenar de alimentos básicos que, sumada al control de divisas para las importaciones, volvía inviable la producción.

La respuesta de Chávez fue inmediata: ordenó la intervención de las compañías, con el argumento de que habían acaparado el grano verde de café para venderlo en forma ilegal a Colombia y justificar una posterior suba de precios en el mercado local.

"Estamos haciendo el estudio para expropiarlas, porque ¡ya basta!, y eso tenemos que hacerlo con todas las empresas con igual o parecido comportamiento monopólico", se quejó Chávez.

Ese mismo mes de agosto, el líder bolivariano anunció también la nacionalización de un frigorífico en el estado oriental de Zulia y de una planta frutícola en el estado central de Monagas.

En todos los casos el gobierno acusó a los empresarios de provocar el desabastecimiento y subir artificialmente el costo de sus productos para boicotear la lista de precios máximos. Con un índice acumulado del 20,7% en octubre, la inflación es la variable macroeconómica que más preocupa al Ejecutivo. Para el caso de los alimentos, el gobierno ha creado la Misión Mercal, una red de mercados populares que evita los intermediarios y ofrece productos con descuentos de hasta un 45 por ciento.

El destino de las cafetaleras intervenidas se definirá a fin de año. Hasta entonces, el gobierno pondrá un precio de compra a Fama América, que será 100% estatal, y buscará un socio privado para Café Madrid, que se convertirá en una empresa mixta. El gobierno no ha hablado aún de cuánto está dispuesto a pagar por las compañías, que ayer no habían opinado sobre la "apropiación forzada" de sus instalaciones.

Estas nacionalizaciones se enmarcan dentro de un proceso de socialización de la economía iniciado en 2007 por la llamada revolución bolivariana, que ha ido haciéndose con el control de sectores estratégicos como el bancario, el eléctrico, el petrolero, el siderúrgico, el de telecomunicaciones o el transporte. La operación más relevante fue la que afectó a la argentina Sidor, dependiente de Techint, por la cual Chávez pagó en mayo 1.970 millones de dólares.

Caracas silencia los clamores de guerra con Colombia

"Cuando me referí a una guerra sólo estaba recordando un viejo adagio que aprendí en la academia militar que dice: ‘Si quieres la paz, prepárate para la guerra’", dijo ayer Hugo Chávez en un intento por bajar el tono a las amenazas bélicas que lanzó contra Colombia el domingo pasado. El líder bolivariano se quejó de "todas esas acusaciones de guerrerista que me están haciendo" y vinculó sus dichos a la necesidad de anticiparse a un eventual ataque de EE.UU. desde las bases que operará en territorio colombiano. El presidente colombiano, Álvaro Uribe, "celebró" la aclaración de su par venezolano y la consideró "suficiente para crear un clima de más tranquilidad" en las relaciones con Caracas. "Uribe considera que más que una rectificación es una expresión de lo que se siente en las zonas de frontera, que queremos la paz", dijo el senador oficialista Manuel Mora.

Comentá la nota