Café de por medio.

Gallego llamó a Mareque y Lucas aceptó ir a Necochea. "Nos debemos una charla", dijo el 3.
Y llegó el llamado.

En la noche del martes, Américo Gallego se comunicó desde Necochea con Lucas Mareque. Era el gesto que el defensor necesitaba para convencerse de aceptar el pedido dirigencial y el de César Luis Menotti, flamante asesor futbolístico de Independiente, de sumarse a la pretemporada en la ciudad balnearia. "Se dio vuelta un poco la situación y tengo la posibilidad de volver al primer equipo", confirmó el ex River y Porto (26 años), ayer por la mañana, luego del entrenamiento en el predio de Wilde destinado a los futbolistas que fueron separados por el Tolo.

El técnico había dado el primer paso el lunes, asumiendo la dificultad económica para que le trajeran un lateral izquierdo. Y también la necesidad deportiva, en un puesto que sólo cuenta con dos juveniles: Lucas Kruspzky (del Sub 17, de la Sexta) y de Juan Manuel Sánchez (de la Quinta). "La plata es mejor gastarla en un central o un delantero, por ejemplo, que en un marcador de punta, que lo tengo en Buenos Aires", entendió el DT. Entonces había que cambiarle el pensamiento a Mareque, quien confiesa haber pasado "mucha tristeza" por haber sido marginado tras haber jugado sólo un partido (67 minutos en el 1-5 ante Lanús) de la era Gallego. "Fue algo apresurado", le dijo ayer a Fox Sports. Y reconoció: "Menotti tuvo mucho que ver para que me tengan en cuenta otra vez". Aunque no cree que le haya ganado una batalla al Tolo: "Acá el único perjudicado es Independiente. En lo personal, busco revertir la imagen y demostrar que se puede cambiar. Y me debo una charla con él. Tenemos cosas que decirnos, y sacar conclusiones". Hoy partirá al mediodía, motivado.

"Hoy me toca a mí dar vuelta esta situación. Ojalá pase lo mismo con varios de los que se quedan acá", se esperanzó Mareque, en referencia a los muchachos que siguen afuera. Al respecto, Guille Rodríguez avisó ayer que hoy irá a las prácticas en Wilde; lo mismo dijo Gioda, aunque antes quiere resolver un tema en la sede. Y Depetris arregló su desvinculación.

Comentá la nota