Café literario

INTENDENTES ENCADENADOS - Movida radical mirando a Cobos / En la Rural, ahora añoran a Alfonsín / Chaco: cadenas para pedir plata / Carrió y la guerra contra la celulitis

INTENDENTES ENCADENADOS

Movida radical mirando a Cobos

No son pocos los radicales que en estos días hacen ejercicios internos pensando en los tiempos electorales que ya se vienen encima. En medio de los acelerados contactos para armar un frente electoral con Elisa Carrió y tratar de sumar a los socialistas -tema que genera polémica y algunas tensiones hacia el interior de la UCR-, un grupo de alfonsinistas motoriza un pedido a la Convención Nacional para levantar las sanciones a Julio Cobos. La solicitud podría conocerse este fin de semana, o a principios de la próxima. "Si nos sentamos a hablar con dirigentes que rompieron con el partido, por qué no podríamos abrir las puertas al vicepresidente", razonan los promotores de esta movida. Ironías con destino obvio.

En la Rural, ahora añoran a Alfonsín

A la distancia y con la vuelta de los años, el ex presidente radical sigue recibiendo reconocimientos inesperados. Ahora de parte de Guillermo Alchourón, presidente de la Sociedad Rural en aquel tiempo en que Alfonsín recibió una rechifla histórica en la inauguración de la exposición anual. Esta semana, mientras conversaba con Felipe Solá en el Congreso, Alchourón rememoró con una sonrisa aquel día de furia en el predio de Palermo. "Richard (así lo llama a Alfonsín) soportó los silbidos y luego mi discurso que fue durísimo. Volví a mi asiento temblando, casi pidiendo disculpas, y me dijo: 'No se preocupe. Está muy bien. Así es la democracia'. Y después me contó un chiste", recordó. "Eso es un caballero", acotó el ruralista y ex diputado cavallista, antes de la comparación inevitable con estos días.

Chaco: cadenas para pedir plata

Veinte intendentes del radicalismo se encadenaron ayer en la Casa de Gobierno del Chaco reclamando una audiencia con el gobernador Jorge Capitanich, a quien le piden más fondos en el reparto mensual de recursos de coparticipación. "Es una bravuconada", respondió el mandatario kirchnerista.

El conflicto surgió con el veto que Capitanich dictó contra una ley que incrementa la porción de los ingresos provinciales que deben repartirse entre los 68 municipios del Chaco. El radicalismo, que tiene mayoría propia en la Legislatura y maneja las comunas más importantes, votó un aumento del 35 por ciento en esa participación de las intendencias.

"Es una protesta pacífica pero firme porque queremos respuestas del gobernador", dijo Leonardo Yulán, uno de los intendentes. El y los demás se sentaron en la planta baja y enrollaron cadenas plateadas en sus manos, pero sin sujetarse a ningún objeto ni entre sí. "Es para indicar que estamos atados de pies y manos a la hora de tomar decisiones", sostuvo Yulán. Los intendentes llegaron a la sede del Ejecutivo sin aviso previo y reclamaron ser recibidos por Capitanich. El gobernador había delegado a su vice para atenderlos, pero los radicales lo rechazaron como interlocutor y entonces iniciaron la inusual protesta con cadenas.

Carrió y la guerra contra la celulitis

Bronceada, feliz, visiblemente cansada y con 20 kilos menos, Elisa Carrió dijo el miercóles con ironía a su equipo de colaboradores que "le vamos a ganar la guerra a la corrupción, pero no a la celulitis". El miércoles terminó de redactar la denuncia contra Kirchner por supuesta asociación ilícita y al día siguiente se le vio partir rauda para un descanso de fin de semana en Punta del Este. Se cansó por las negociaciones para acercarse a radicales y socialistas con vistas a las elecciones legislativas del 2009. Antes, dio instrucciones a su equipo para aprender de la estrategia electoral de Obama basada en los conceptos del modelo de internet 2.0, es decir de las redes sociales. "En EE.UU. la democracia funciona", dijo y se entusiasmó con la red de 3 millones de militantes en Internet que armó Obama. Pidió a su equipo elaborar una red social propia y prometió delegar decisiones y permitir más participación de la militancia.

Comentá la nota