Caen las ventas de inmuebles

La crisis del sector agropecuario sigue haciendo mella en las distintas áreas de la economía local y las estadísticas sólo sirven para confirmar cuánto dependemos los necochenses de cómo le vaya al campo.
La introducción viene a cuento para cuantificar la abrupta caída que ha tenido en nuestro medio la venta de inmuebles, que considerando el mes de julio de 2008 y del año en curso, ha experimentado una merma del 30,4 por ciento en la cantidad de operaciones concretadas.

Traducido a los números que recientemente difundió el Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, en nuestra ciudad en julio del año pasado se cerraron 125 actos, mientras que en el mismo mes de 2009, se firmaron 87 escrituras. Esta cantidad también fue inferior a la de 2007 en un 20%, ya que en el séptimo mes de ese año se vendieron en Necochea 109 inmuebles.

No todas son "pálidas"

Observando las estadísticas del colegio provincial aparecen algunas sorpresas. Una de ellas es que el desplome del 30,4% que experimentó el mercado necochense fue netamente inferior al promedio del territorio bonaerense, que trepó a un más que inquietante 37%.

Asimismo, al hablar de dinero los negocios del último julio en Necochea se efectuaron por una interesante cifra de 12.245.896 pesos, mientras que en igual mes de 2008, con 38 ventas más, se habían obtenido 6.760.426 pesos. Un 44,7% más de plata. ¿De dónde surge tal diferencia positiva en 2009?: dos operaciones por campos, que superaron la media de 500.000 pesos, sumando entre ambas 6.285.521 pesos.

Comparando con otras localidades de la región, en especial con Tandil, una ciudad con más habitantes que la nuestra, los números también resultan positivos: en Necochea se firmaron 4 escrituras más que en el vecino punto y en este último caso, las ventas fueron por 5.374.344 pesos, muchos menos que el monto de dinero de nuestro medio.

En lo que respecta a las hipotecas en nuestra ciudad, si bien en julio de 2008 se firmaron 18 y en el mismo mes del año en curso sólo 4, las cifras de dinero fueron similares, oscilando un poco más de 1,7 millones de pesos. En el caso de julio de 2007, se acordaron 19 hipotecas, por su valor superior a 1,5 millones de pesos.

La hipoteca es la herramienta utilizada en las operaciones que se realizan a través de créditos bancarios, de entidades privadas u oficiales. Según los expertos consultados, la merma en la cantidad de este tipo de actos en el año actual tiene estrecha relación con el escaso acceso de la gente a los préstamos, debido a los intereses todavía altos.

"Dependemos del campo"

Al tratar de establecer las razones que han generado este bajón del mercado inmobiliario en nuestro medio, los agentes entrevistados por Ecos Diarios fueron unánimes: "Dependemos del campo y desde hace más de un año este sector está más que golpeado por las medidas del gobierno nacional", resumieron.

Jorge Moronell, de inmobiliaria Vassolo opinó que "la merma empezó junto al problema entre el campo y el gobierno", mientras que su colega Jesica Páez, secretaria de inmobiliaria Núñez, puntualizó que "en comparación con años anteriores, las ventas se han reducido bastante".

Un leve repunte

"Luego de las elecciones del 28 de junio remontaron algo las ventas de inmuebles en nuestra ciudad, pero en montos chicos, no superiores a los 30.000 dólares", reveló Leonardo Geis, de inmobiliaria Crystal.

Por su parte, Jorge Moronell coincidió al decir que "tras las elecciones se movió un poquito el mercado, pero la gente sigue estando temerosa para emprender negocios de este tipo".

Geis vinculó las expectativas a lo que ocurra con el campo, al decir que "muchos de quienes invierten en ladrillos en nuestra ciudad son productores agropecuarios de otras ciudades, que viven un presente muy complicado".

De 50 a 70 mil dólares

Los actores locales del negocio inmobiliario reconocieron que ha aumentado considerablemente el número de inmuebles en venta, y fijaron a la oferta más abundante en la banda de "50.000 a 70.000 dólares, que es lo que más se mueve". Asimismo dejaron en claro que ante tan complicado panorama no se han producido aumentos en los valores de las propiedades.

Los monoambientes, en su mayoría ubicados en la Villa balnearia, oscilan en valores de 30.000 dólares y son los "productos" que más se han comercializado en la actual recesión. Asimismo se indicó que escasean las propiedades de dos ambientes, que son las más buscadas por los inversores. En tanto sí se consiguen departamentos de tres ambientes, por los que hay que pagar de 45.000 dólares en adelante.

Tanto como Moronell como Páez resaltaron que "hay propietarios que han tenido que bajar sus pretensiones, en un orden del 10 al 20 por ciento, para poder vender sus inmuebles".

Desde inmobiliaria Vassolo se destacó que la inmovilidad del mercado también alcanza a la venta de campos: "Tenemos algunos en oferta, pero los inversores grandes prefieren seguir esperando…"

Sobre el futuro, los agentes requeridos prefirieron no abrir ningún tipo de expectativas. "La mejora o no, irá de la mano de lo que suceda con el campo", resaltaron. Ni más ni menos que la opinión de buena parte de la sociedad local.

Comentá la nota