Caen las ventas de autos y los planes de producción cambian

Algunas terminales evalúan suspender a empleados, según denunció el SMATA.

Por: Luis Ceriotto

El Secretario Adjundo del Sindicato de Trabajadores Mecánicos (SMATA), Mario Manrique, dijo ayer que las automotrices Mercedes Benz y General Motors les anunciaron su intención de despedir 750 operarios hacia fin de año, a causa de la caída de las ventas generada por la crisis financiera que afecta a los mercados de todo el mundo.

"General Motors nos comunicó que va a despedir 250 personas a fin de año. Y Mercedes Benz, otras 500 personas", dijo Manrique, quien es el número dos del gremio que encabeza José Rodríguez.

Fuentes de las empresas Mercedes Benz y General Motors consultadas por este diario aseguraron que no tienen contemplado "en este momento" despedir operarios. Pero admitieron que están "analizando" la situación de algunos contratos temporarios, que vencen precisamente a fin de año.

"En el sindicato saben bien que estamos frente a un análisis inicial", sostuvo una fuente de Mercedes Benz.

La desmentida parcial de las empresas apunta a quitar dramatismo sobre la proporción del ajuste que podría sobrevenir. Pero no oculta que están revisando hacia abajo sus planes de producción para el año próximo. En el caso de Mercedes Benz, esto podría traducirse en una vuelta al sistema de dos turnos a partir de 2009, tras un año y medio de trabajo a tres turnos.

El mes pasado cayeron 1,5% las ventas de vehículos cero kilómetro en comparación a agosto, según los datos de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA).

"Para este mes la caída va a ser más pronunciada", anticipó Rubén Beato, directivo de la Asociación de Concesionarias (ACARA).

Según Beato, la estrategia de las fábricas es vender la mayor cantidad posible de unidades, así sea con descuentos al público impensables seis meses atrás, para conseguir así el flujo de caja necesario que les permita mantener el ritmo de producción hasta fin de año.

"Si se les llegan a acumular autos sin vender, las automotrices se verían obligadas a parar la producción este mismo mes y suspender a todo el personal. Ya no cuentan con crédito externo para sostener una situación de este tipo ni siquiera por un mes", dijo Beato.

La industria automotriz, que exporta casi 60% de su producción a Brasil, fue la primera en acusar a nivel local el impacto de la crisis financiera internacional. Peugeot-Citröen (PSA) está suspendiendo su producción una hora por turno y General Motors parará su producción en forma total durante la última semana del año. Pero niegan que haya despidos. "No podemos negar lo que no está ni siquiera contemplado", dijo una fuente de General Motors.

A la vez, la semana pasada la Asociación de Fabricantes de Autocomponentes (AFAC) señaló que cinco empresas del sector están en proceso de suspender o despedir a 1.100 operarios.

En cuanto a las concesionarias, ayer los representantes de ACARA y del SMATA volvieron a reunirse en Trabajo. El gremio exige un incremento de 1.200 a 1.900 pesos (65%) sobre el salario mínimo, si bien Manrique dijo que muy pocas concesionarias pagan ese mínimo. "La mayoría les paga un plus de 400 pesos por fuera del convenio. De modo que lo que pedimos es blanquear esa situación", dijo. Beato, de ACARA, adelantó a este diario que las concesionarias podrían contraofertar un incremento del 25% para los próximos diez meses.

Comentá la nota