Caen subsidios nacionales en automotrices

Caen subsidios nacionales en automotrices
Es porque mejoró la producción gracias a la demanda desde Brasil. Incluso, en algunas empresas volvieron las horas extras.
Para las principales automotrices radicadas en Córdoba, lo peor de la última crisis ya es parte de la historia. De las tres empresas que ensamblan vehículos, dos trabajan a un ritmo prácticamente normal y la restante –la fábrica de camiones Iveco– funciona a media máquina, pero en un entorno de mejoría.

Por ello, los subsidios al empleo dispuestos por la Nación a través del Programa de Recuperación Productiva (Repro) quedaron sin efecto en casi todos los casos. Según fuentes del Sindicato de Mecánicos (Smata) "si queda alguna cuota por cobrar, está vinculada con el atraso que hubo en la aplicación inicial del plan", apuntó el interlocutor.

El Repro implicaba una suma no remunerativa de 600 pesos destinada a completar el sueldo, mediante el pago directo a través de la Anses. Según el Ministerio de Trabajo nacional, 1.492 empresas y un total de 84.628 trabajadores habían sido alcanzados a mayo pasado. Esta cifra marca, en parte, la magnitud de la crisis vivida, dado que en 2008 los beneficiarios fueron sólo 22.846 personas.

Pero las terminales cordobesas ya no necesitan del subsidio que le demandó al Estado casi 200 millones de pesos para el conjunto de la industria. Es que Brasil funciona como un verdadero tractor en la demanda.

Hoy, el problema de las automotrices ya no es cómo mitigar la crisis, sino encontrarles la vuelta a sus estructuras para atender los pedidos sin realizar nuevas inversiones o incorporar más personal, hasta tanto se consolide la salida de la debacle internacional y se despejen incertidumbres puertas adentro.

Casi como antes. Fiat, a tope. La terminal de Ferreyra trabaja a full, de lunes a viernes, entre las 6 y las 14.18, en un solo turno. Los sábados se pagan horas extras. La producción alcanza los 380 automóviles por día y el plantel de operarios orilla los 2.000 trabajadores, contando los puestos de FPT (Fiat Powertrain Technologies), la fábrica de motores, que se envían a Brasil.

La compañía –produce los modelos Palio y Siena– evalúa ahora un segundo turno de trabajo, pero la decisión final depende de la central italiana.

Renault acelera. La planta de Santa Isabel comenzó a funcionar la semana pasada con un segundo turno de producción que va desde las 15.48 hasta 12 minutos después de la medianoche. El ritmo obligó a posponer la parada técnica prevista. Es decir, la marca del rombo no frenará en diciembre para mantenimiento, tal como estaba previsto, sino que recién lo haría en mayo del año próximo.

Asimismo, la casa francesa había planteado un plazo de ocho semanas para tener lista una nueva línea de montaje, que ahora deberá comenzar a andar en sólo cinco semanas, según las nuevas directivas. Renault fabrica aquí los modelos Kangoo, Clio, Symbol y Megane.

Iveco le buscó la vuelta. La fábrica de camiones es a la que más le cuesta retornar a la performance precrisis. Aunque sus niveles de actividad aún son reducidos, se advierte algún repunte, según fuentes laborales y sindicales.

En la planta se fabricarían unos 15 camiones diarios, a lo que se agregaría un conjunto de elementos –chasis y motor, con equipos de GNC, sin carrocería– para la producción de minibuses. También se ensamblarían 40 cabinas de camiones por día para su exportación.

Este nuevo esquema de negocios, a la espera de la recuperación total, será mostrado durante la visita que la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, realizaría a la planta el jueves próximo para la presentación de un nuevo modelo y celebrar los 40 años.

Antes de la crisis, Iveco contaba con 950 trabajadores, entre ellos 350 contratados. Hoy, quedan 400 y el resto está suspendido, con el cobro del 75 por ciento de los haberes.

VW pone quinta. Si bien la fábrica de cajas de transmisión de Volkswagen no es estrictamente una terminal automotriz por los contenidos de su producción, por el impacto que acusa en el empleo y la demanda de partes y piezas, se la considera como tal.

La planta de cajas MQ-200, que se exportan casi en su totalidad a Brasil, está trabajando al máximo. Se ensamblan 2.130 unidades por día y se pagan horas extras para cumplir con la demanda.

En el caso de la planta de MQ-250, la producción es de 1.100 cajas diarias, es decir, 20 por ciento menos que antes de que irrumpiera la crisis internacional que afectó los principales mercados externos como México, España (sigue complicado) y Alemania (se mueve lentamente). En ese momento, la producción era de 1.440 unidades.

En la actualidad, Volkswagen reúne a 1.730 empleados, de los cuales, 1.580 están en las líneas de producción. Es posible que en poco tiempo deba incorporar más personal, pero esa decisión aún está en análisis.

Récord

380 automóviles diarios produce la planta de Fiat en Córdoba, con casi 2.000 trabajadores.

Horas extras

3.230 cajas produce VW por día. En la planta de MQ-200, la demanda de Brasil obliga a horas extras.

Subsidios

Repro. Es el Programa de Recuperación Productiva, que se maneja a través del Ministerio de Trabajo nacional. A mayo pasado, empresas radicadas en Córdoba recibían un global de 9,9 millones de pesos. A nivel nacional, 82 por ciento de los 200 millones de pesos era utilizado para financiar los sueldos de operarios de diversos sectores de la industria.

Con fondos provinciales. Entre 2008 y lo que va del año, el Gobierno cordobés pagó 5.026.000 pesos a Fiat, Iveco, Volkswagen y Renault por nuevos puestos de trabajo (400 pesos por cada empleo) y las bonificaciones impositivas en Ingresos Brutos, sellos e Inmobiliario, además del beneficio por excedentes en el consumo de energía eléctrica.

Comentá la nota