Caen un jefe militar y dos importantes miembros de ETA

En una operación de gran importancia contra el aparato militar de ETA, fuerzas de seguridad francesas actuando conjuntamente con la Comisaría General de Información (inteligencia) de la Policía Nacional española, detuvieron ayer al presunto jefe del comando militar de la organización terrorista, Asier Borrero Toribio, y a dos de sus principales integrantes.
Con tan sólo 25 años, Borrero se había convertido en el jefe militar de ETA sustituyendo en el cargo a Jurdan Martitegi (detenido) con el que colaboró en la mayoría de los atentados por los que se le acusa", informa el diario ABC.

Asier "Arrano" Borrero podría estar implicado, junto a otro de los detenidos, en el asesinato de dos guardias civiles el 1 de diciembre de 2007, que fueron tiroteados en Capbreton, en Las Landas, cerca de la ciudad francesa de Bayona, según fuentes de las fuerzas de seguridad.

Añadieron que los tres arrestados "son piezas claves de ETA". Al parecer los tres etarras estaban realizando una reunión de dirección para planear atentados ya que, además de Asier Borrero Toribio, cayeron Lurgi Garitagoitia Salegi jefe del comando Donosti, e Itxiar Plaza, una terrorista que, según algunas fuentes, ocupa un cargo en la dirección de ETA.

Garitagoitia es el jefe del grupo que organizó el asesinato del concejal socialista Isaías Carrasco, en Mondragón en marzo del 2008 y del empresario Ignacio Uría, en diciembre de 2008, en la localidad guipuzcoana de Aspeita, propietario de una empresa que realiza obras en el tren de Alta Velocidad de Euskadi, saboteado por ETA.

El detenido era el jefe directo de Beñat Aguinagalde Garmendia, el asesino de Carrasco y Uría. A los grupos que dirigía Garitagoitia se les atribuyen todos los atentados realizados por ETA en Guipuzcoa, la provincia vasca con mayor influencia política del nacionalismo radical afín a ETA.

Borrero y Plaza habrían sido quienes, hace unos diez días, se enfrentaron a tiros en un control con miembros de la gendarmería francesa cuando intentaban robar un auto. Uno de los guardias resultó herido y se organizó una vasta operación de búsqueda con numerosos efectivos y helicópteros en varias regiones.

Ayer, los tres dirigentes etarras salían de una hamburguesería en el barrio de Macieres, Pau, cuando fueron rodeados por agentes de la Brigada Judicial de Bayona. Aunque iban armados, los terroristas no opusieron resistencia.

Portaban 3 revólveres Smith & Wesson procedentes de un robo de armas en Vauvert, Francia, diverso material informático, un auto con placas falsas, numerosas matrículas falsificadas para vehículos, material para construir escondites (zulos), y varios juegos de documentación falsa.

Comentá la nota