Caen los ingresos coparticipables de la Municipalidad

La coparticipación provincial que recibe la comuna sufrió una fuerte caída en el primer bimestre de este año. No obstante, advierten que hubo mejoras durante marzo. La comuna interpreta que la reducción obedeció a una merma en la recaudación de impuestos

La coparticipación de la provincia de Buenos Aires que recibe la comuna local dejó de crecer al ritmo que lo venía haciendo en los últimos años. Durante el primer bimestre de 2009 la Municipalidad recibió un 53,5% menos de ingresos que en enero y febrero de 2008. Esta fuerte caída obedeció en gran medida a que se registró un significativo retroceso en la recaudación de impuestos por parte de la Provincia, en especial, del Inmobiliario y de Ingresos Brutos.

La buena noticia es que a pesar de este traspié, los números de marzo parecen ser más favorables que los de meses anteriores, lo que permitiría compensar la pérdida de ingresos que se registró al inicio del período.

Según la Secretaría de Economía y Hacienda, en el mes de enero el municipio recibió $2.943.750 de coparticipación, contra $4.586.297 percibidos en el mismo mes de 2008.

En febrero la cifra fue de $1.109.865, contra $2.584.659 de febrero de 2008.

Por lo tanto, el número final de lo efectivamente cobrado por la Municipalidad durante el primer bimestre de 2009 fue de $4.053.616 contra $7.170.957 del año anterior.

El secretario de Economía, Mariano Pérez Rojas, le dijo a LA CAPITAL que tal retroceso se explica, en primer lugar, porque el Estado provincial se vio afectado por una merma en la recaudación de sus principales impuestos y porque a la vez recibió menos recursos coparticipables por parte de la Nación.

El funcionario consideró que durante los dos primeros meses del año se sintieron los efectos de la crisis en la economía real, lo que no sólo se advirtió en el cobro de los impuestos provinciales. Dijo que la recaudación de las tasas municipales también se redujo en ese período.

"Igualmente los números de dos meses no nos permiten ver una tendencia clara. Para llegar a una conclusión habría que hacer un análisis de mediano plazo", señaló.

Asimismo interpretó que ante la crisis internacional, "los argentinos tomaron conductas para prevenirse, lo que tuvo su efecto en la economía", con su correlato en la baja de la recaudación.

A pesar de este traspié, Pérez Rojas subrayó que todo parece indicar que la profundidad de la crisis no es tan grave como se lo había pronosticado inicialmente.

Según explicó, luego de dos meses muy malos en materia de recaudación, en marzo hubo un repunte en el cobro de impuestos así como en el caso de la tasa de Seguridad e Higiene, que está íntimamente ligada con la actividad económica de la ciudad.

Incluso señaló que gracias a ello, es probable que los datos finales de la coparticipación correspondientes a los tres primeros meses del año demuestren que los ingresos municipales por esta vía hayan sido prácticamente iguales a los de 2008. "No obstante no es para alegrarse que la coparticipación se mantenga al mismo nivel de un año para el otro", reconoció.

Al margen del dinero que efectivamente percibe el municipio a través de la coparticipación provincial, también cabe el análisis sobre el dinero asignado.

Desde ese punto de vista, se observa que la Provincia le otorgó a la comuna local 26,2 millones de pesos en el primer trimestre de 2009, contra 23,7 que le había asignado en el mismo período de 2008. La comparación entre ambas cifras demuestran que el crecimiento entre un ejercicio y el otro fue menor al que se venía registrando en años anteriores. Esto, a pesar de que la coparticipación haya sido reforzada con otros recursos, provistos por el Fondo de Fortalecimiento de Municipios y el Fondo Municipal de Inclusión Social, creados a mediados del año pasado.

La diferencia existente entre el dinero asignado a General Pueyrredon y el efectivamente cobrado, obedece a que la Provincia retiene buena parte de ese dinero para saldar distintos compromisos del municipio. Entre ellos, el más significativo es el de los aportes previsionales de los trabajadores municipales que se derivan al IPS, que aumentaron su incidencia a raíz de la suba salarial concedida al personal durante el año pasado.

Comentá la nota