Caen fuerte los precios de los arrendamientos.

De valores que oscilaban en la zona circundante a Junín entre los 18 y 19 quintales de soja, ahora se paga entre 13 y 15.
Aunque el conflicto entre el Gobierno y el campo haya entrado en una meseta en la opinión pública, en el sector dejó una fuerte huella a la que todos llaman con un sólo nombre: crisis.

En este contexto, los distintos negocios que integran la cadena agroindustrial empiezan a sufrir serias transformaciones. Entre las afectadas aparece el arrendamiento, una de las operaciones históricamente más comunes y que en el último tiempo había vivido una intensidad inusitada.

En Junín, el flujo de estas transacciones disminuyó, aunque el principal cambio involucra directamente al precio. De valores que oscilaban según los campos entre los 18 y los 19 quintales de soja precio puerto Rosario, bajaron al margen que va entre los 13 y los 15.

Abel Real, martillero titular de la firma Abel Real y Asociados, le pone números económicos a la tendencia. "Bajaron entre 20 y un 25 por ciento", estima.

"La última campaña seca terminó de cambiar la escena que ya estaba trastocada con el conflicto con el Gobierno. Hay que pensar que de conseguir más de tres mil kilos de soja por hectárea se pasó en algunos casos a 800. La rentabilidad ya no es la de los años anteriores", evidencia.

Real dice sentirlo también en el flujo de las operaciones. "La gente está expectante y algunas operaciones se caen. Otra de las cuestiones importantes es que, mientras antes se abonaba todo en una sola vez, ahora se aceptan las cuotas", destaca.

Omar Meli, encargado de Meli Propiedades, coincide. "Antes nadie aceptaba un pago diferido, pero ahora, por necesidad, la cuestión cambió. Estamos ante otro panorama", diagnostica.

Sin pooles

A la hora de explicar las razones, Meli se refiere a la retraída –algunos hablan de desaparición– de los pooles de siembra, actores que se habían convertido en fundamentales en el boom del sector agrope-cuario.

"Habían roto el mercado. Alguien ofrecía una cifra y ellos podían pagar mucho más.

Ahora que no están, la ecuación parece haberse equilibrado", explica.

Comentá la nota