Caen las compras al contado y crece el uso de la tarjeta de crédito

Caen las compras al contado y crece el uso de la tarjeta de crédito
La crisis internacional preocupa a medias a los mendocinos y han aumentado los gastos financiados a corto plazo.
A pesar de la retracción en los niveles de consumo que provocó la crisis financiera internacional, este año en Mendoza han aumentado los gastos financiados con tarjetas de crédito para montos pequeños con plazos que no exceden las 6 cuotas, indican los referentes locales. Por la incertidumbre no repuntan las ventas financiadas de bienes durables que implica endeudarse a más largo plazo.

De todas las líneas de préstamos que se destinan a financiar el consumo de las familias, las tarjetas de crédito, que son las segundas más importantes en términos de saldos después de los préstamos personales, alcanzaron en el país una facturación de $ 15.439 millones en enero pasado, registrando una variación positiva nominal de 32,1% respecto al mismo mes de 2008, según lo indica el último informe mensual del Centro de Economía y Finanzas para el Desarrollo de la Argentina (Cefidar).

Lo importante es que la variación anual en el consumo con tarjetas es mayor a la tasa de inflación, que se acercó a 25% en 2008, según mediciones privadas. De esta manera se puede interpretar que, a pesar del temor a endeudarse y a perder el empleo provocado por la situación mundial, a nivel país las familias han preferido realizar más compras financiadas durante el primer mes del año respecto al mismo mes del año anterior.

Baja en compras al contado

Por lo que la retracción en los niveles de consumo en el país y en la provincia que trajo aparejada la crisis internacional se explica fundamentalmente por la caída en las ventas de los comercios en las compras bajo la modalidad de "efectivo" y no por la caída en las compras con tarjeta, indican los comerciantes locales.

"Las ventas con tarjetas de créditos se han mantenido respecto a los niveles de hace seis meses, lo que sí se ha retraído considerablemente son las compras al contado", enfatizó al respecto Adolfo Brennan de la Cámara Empresaria de Comercio, Industria, Turismo y Servicios de la Ciudad de Mendoza.

Por su parte, Luis Arra del área de Comercio de tarjeta Nevada destacó que "si se compara lo que va de febrero de 2009 contra el mismo período de 2008 las ventas en términos nominales realizadas con Nevada crecieron entre un 15% y un 20%". Mientras que Ángel Eyo, gerente zonal de Banco Nación, según los últimos datos disponibles, destacó que "las ventas interanuales de diciembre pasado con tarjeta Nativa se incrementaron un 186%, y se espera que en enero y febrero también sean mayores en comparación al año pasado".

Todo indica que los incrementos en los precios que han sufrido los productos, sumado a las promociones que han realizado las distintas tarjetas de crédito para estimular el consumo han surtido un efecto positivo en Mendoza. A propósito, Brennan dijo: "Las promociones y planes en cuotas sin interés que realizaron las tarjetas de crédito han ayudado a mantener las compras financiadas, que en algunos rubros representan aproximadamente un 50% de las ventas totales".

También se ha incrementado la cantidad de mendocinos que acceden a los plásticos. En este sentido Arra señaló que "el aumento de los saldos con tarjetas se debe también a que se sigue incrementando la cartera de clientes, alrededor del 6% mensual". También los plásticos de Nativa continúan con alta demanda.

Por su parte, Eyo sostuvo que "ha aumentado el consumo con Nativa por las promociones variadas que ofrece la tarjeta, así como también por otros planes que están vigentes como los que tiene Nativa con Falabella, Jumbo y Garbarino, donde se ofrecen hasta 18 cuotas y descuentos adicionales".

Los más afectados

Las compras de bienes durables (mueblería, artículos del hogar y de tiempo libre, electrónica, artículos de decoración) con tarjetas de crédito no han logrado repuntar las alicaídas ventas de fin de año, a pesar de las promociones y descuentos que realizan los comercios y las propias tarjetas de créditos. "No se percibe que la gente tenga predisposición a endeudarse a largo plazo, por este motivo las ventas financiadas de durables no repuntan", advirtió Brennan.

Lo cierto es que en Mendoza las tarjetas de crédito financian los gastos de las familias que son indispensables y de menor valor, como indumentaria, calzado, productos de perfumería y alimentos.

A propósito, Arra sostuvo que "ha reaccionado el consumo con los planes de 6 cuotas sin interés, pero no los de 12 cuotas sin interés ya que éstos son para la compra de bienes de mayor costo que son los durables".

Comentá la nota