Cadena Sudamericana aventura que González Moreno fue asesinado

Cita a "fuentes confiables". De allí surgiría que la prueba de la parafina habría dado negativa.
La emisora capitalina Cadena Sudamericana emitió ayer una versión inquietante: la muerte del empresario periodístico Hernán González Moreno podría haber sido un homicidio, y no un suicidio como se informó inicialmente. Es porque -según fuentes de la emisora, que no identificó- la prueba de la parafina (clave para determinar si una persona efectuó un disparo de arma de fuego) habría dado negativa.

Este diario no pudo llegar a las mismas fuentes confiables. Por lo tanto, sin aventurar un juicio similar por carecer de elementos, no podemos dudar de la profesionalidad de Cadena Sudamericana que para emitir una información de esta naturaleza debe contar con elementos que la avalen.

La información, reproducida en el portal de la radio, está titulada sin medias tintas: "El empresario habría sido asesinado". Y a renglón seguido aclara: "No se habrían encontrado muestras de parafina en sus manos".

La información se desarrolla luego del siguiente modo: "Fuentes muy confiables aseguraron a Cadena Sudamericana que no se habrían hallado muestras de parafina en el empresario periodístico, Hernán González Moreno, lo que certificaría que fue un homicidio y no un suicidio".

Agrega que "esta información de por sí muy grave, de confirmarse oficialmente plantearía un nuevo escenario de investigación sobre la causa de la muerte de Hernán González Moreno". Esta versión surge al cabo de una jornada difícil signada por graves imputaciones de uno y otro lado, que tuvo a la sociedad en vilo.

PARAFINA

Gonzalo Iturrioz, de ciudadanía cubana, se transforma en el año 1914 en el padre y creador de la prueba del Dermotest. A lo largo del tiempo, otros científicos y peritos fueron desarrollando diferentes métodos de pruebas para saber si una persona había disparado un arma de fuego. Los dos más utilizados hoy en día son Guantelete de Parafina y Deflagración (con ácido nítrico al 10%).

Las mismas fuentes confirmaron que por la posición en la que se encontró el arma no se puede afirmar que se haya tratado de un suicidio, por lo tanto se recurrió a las muestras de parafina que habrían dado un resultado negativo.

Las pruebas que se utilizan para detectar la presencia de pólvora, tienen básicamente dos partes. En primer lugar, recuperar esas muestras de pólvora del lugar donde presuntamente se encuentra, que puede ser la mano, de partes del cuerpo, o de un objeto, y en segundo lugar su análisis. Hay un análisis básico que se hace añadiendo una serie de reactivos líquidos, bases, etc. que originan una coloración específica, es un parámetro muy general, pero de todas maneras manifiesta que hay pólvora.

A partir de ahí si se necesita un estudio más detallado, hay que pasar unas técnicas específicas de Laboratorio, de tipo cromatográfico o de tipo espectrofotométrico, con ello tenemos una información exacta y perfecta de la existencia de rastros de pólvora".

CLAVE: PRESERVAR EL LUGAR DEL HECHO

El doctor Lorente Acosta explica cómo preservar la escena del crimen diciendo que la preservación del lugar del hecho es siempre muy importante. El primer lugar de la criminalística es el lugar de los hechos, la escena del crimen y a partir de ahí todo lo que se haya hecho mal tendrá una repercusión posterior.

Por lo tanto la preservación es importante desde el primer momento en que se accede a ella para evitar que se pueda manipular o contaminar, durante el tiempo que se está en ella para evitar que se puedan olvidar, mezclar, cambiar o equivocar muestras e incluso preservarla a posteriori hasta que el hecho se ha dado por concluido, hasta que el estudio haya terminado.

Esto siempre es posible si una escena del hecho permanece perfectamente identificada y aislada, volver a la misma para tratar de recuperar nuevos indicios. Si la misma se abandona, queda totalmente inutilizada.

En criminalística no se puede afirmar nada que no se pueda demostrar.

Comentá la nota