Cadena perpetua para un jerarca nazi

La avanzada edad de 90 años no libró al ex oficial del Tercer Reich Josef Scheungraber de ser condenado ayer a cadena perpetua por la matanza de 14 civiles en la Toscana (Italia), 65 años atrás, por la Audiencia Provincial de Munich.
Scheungraber escuchó la sentencia con el rostro impasible y entre los aplausos de los asistentes. El nonagenario, vecino de la localidad bávara de Ottobrunn, fue declarado culpable de asesinato múltiple y condenado a la máxima pena contemplada por el código alemán, once meses después de la apertura del juicio y en presencia del alcalde de Cortona (Italia), Andrea Vignini, junto a familiares de las víctimas.

Scheungraber había sido ya condenado a esta misma pena en 2006 por un tribunal militar en La Spezia, en un juicio celebrado en ausencia del procesado por los mismos cargos: ser el oficial que ordenó la acción de castigo por la muerte de dos soldados alemanes, en una emboscada de partisanos, en Falzano di Cortona, en 1944.

Cuatro civiles italianos fueron ejecutados y otros diez murieron al darse la orden de volar la casa donde estaban. Scheungraber era entonces jefe de compañía del escuadrón de montaña 818, con rango de alférez, y según él no fue responsable de esa acción.

Comentá la nota