La cadena Farmacity compró las Farmacias Mitre y Del Águila

La poderosa firma arriba a Mendoza con la adquisición de más de 30 farmacias. Existe una ley que prohíbe la instalación de nuevos locales con capitales no mendocinos.
El arribo de la cadena Farmacity a Mendoza generó una alerta en el sector empresario local porque se trata de uno de los grandes competidores del país con una importante capacidad de ventas. El revuelo se armó porque en la provincia existe una ley desde hace dos años que prohíbe la instalación de nuevas farmacias que sean de capitales foráneos.

De hecho, los representantes de las distintas entidades -incluyendo a los profesionales- se juntaron hoy y volverán a reunirse mañana para emitir un comunicado expresando su postura ante el inminente desembarco de los flamantes inversores, anticipó Jorge Jackubson, vicepresidente del Colegio Farmaceútico, sin dar ningún adelanto.

Aunque aún se desconocen los detalles de su desembarco, ya es un hecho que Farmacity adquirió esta semana el paquete accionario de Mitre y Del Aguila, el cual pertenecía a Mario Sznajderman.

Las dos cadenas reunían más de 30 sucursales entre Mendoza, San Juan y San Luis (sólo Mitre disponía de 23 locales) y eran las principales del área metropolitana en cuanto a número de bocas de expendio.

Ambas firmas son un verdadero símbolo para la provincia teniendo en cuenta que llevaban más de dos décadas atendiendo al público mendocino. El primer local de Mitre fue inaugurado en 1988 y cumpliría 21 años en el 2009, en tanto que Del Aguila iba a celebrar sus 35 años de existencia.

Para anunciar el cambio de manos, los directivos porteños viajaron a Mendoza e hicieron un mítin el lunes con los encargados de todos los locales de las dos farmacias y les comunicaron la novedad:"Ahora somos Farmacity".

Su presencia está asociada a ofertas importantes y a precios difíciles de equiparar en el mercado farmaceútico. Incluso vende artículos de librería y de almacén, además de tener convenios con casas de fotografía y empresas para cobro de impuestos de manera rápida.

Por ello, los dueños de las farmacias locales saben bien a qué deberán enfrentarse y harán todas las averiguaciones necesarias para saber si Farmacity eludió alguna normativa para poder instalarse.

El origen de esta cadena se remonta a 1996 gracias a la inyección de capitales nacionales. Más tarde fue comprada por el grupo inversor Pegasus en una transacción que superó los 110 millones de dólares.

Comentá la nota