Cada vez se venden menos autos gasoleros en Córdoba

Hasta setiembre del año pasado, alrededor del 30 por ciento de los 0 km que se vendían en la provincia era diesel. En los tres últimos meses, la participación cayó a poco más del 20 por ciento. En Córdoba Capital también se registró una fuerte disminución en la venta de autos a gasoil.
Los operadores del mercado automotor cerraron 2008 con gusto amargo, luego de las olvidables performances de noviembre y diciembre, cuando se registraron caídas tanto en la venta de vehículos 0 kilómetro como de usados. No obstante, como si esto fuera poco, hay un rubro dentro de este sector para el que la situación fue aún peor. Se trata de los automóviles y vehículos comerciales que funcionan a base de gasoil y cuya participación es cada vez menor en el total de unidades que se venden tanto en Córdoba como en todo el país.

Puntualmente, de acuerdo a datos oficiales de la Cámara del Comercio Automotor (CCA) a los que accedió en exclusivo LA MAÑANA, el año pasado la provincia cerró con la cifra acumulada de 17.669 unidades cero kilómetro diesel, sobre un total de 61.904 patentamientos que se efectuaron teniendo en cuenta también los automóviles nafteros; es decir, que en el acumulado de todo el año, el 28,54 por ciento de los vehículos comercializados fue gasolero.

No obstante, el dato esencial que muestran los guarismos de-sagregados a nivel mensual (ver cuadro), reside en que hasta setiembre alrededor del 30 por ciento del total de automotores vendidos funcionaba a gasoil, mientras que en los dos últimos meses esa participación decayó a poco más del 20 por ciento. En otras palabras, en los primeros nueve meses del año, tres de cada 10 autos que se comercializaban eran gasoleros, guarismo que bajó a dos de cada 10 unidades al finalizar 2008.

Para el presidente de la Cámara del Comercio Automotor de Córdoba (CCAC), Sebastián Parra, la razón fundamental que explica esta disminución es el achique en el diferencial de precios entre la nafta y el gasoil. “El principal factor que incide es que la diferencia entre ambos combustibles se acortó muchísimo en los últimos años, y eso provoca que la gente escoja un naftero”, graficó Parra.

El dirigente hace referencia a que, en la actualidad, la nafta súper se expende en promedio a tres pesos, un 25 por ciento más cara que el gasoil, lejos de los últimos años de la convertibilidad cuando la diferencia era del doble, con el gasoil a 50 centavos y la nafta a un peso. La consecuencia de esto fue que la conveniencia de adquirir un gasolero, cuyo precio es en promedio tres o cuatro mil pesos más caro que el de un naftero, se haya reducido debido a que ese desfase, que antes se amortizaba con la utilización de un combustible más barato, ahora prácticamente no se recupera, salvo en los casos de aquellas personas que hagan un uso intensivo del vehículo.

Por otro lado, otro aspecto que influye, estrictamente en el caso de las unidades de alta gama, es que la calidad del gasoil argentino no es la óptima para lo que necesitan los motores que poseen equipamiento importado con alta tecnología.

La ciudad y el país

En lo que respecta a la ciudad de Córdoba, la tendencia en la venta de automotores diesel fue la misma que a nivel provincial, aunque la retracción de los últimos meses no fue tan abrupta como en el resto del territorio mediterráneo. Específicamente, de una participación superior al 20 por ciento, se pasó a una de aproximadamente el 18 por ciento. En total, en todo 2008 se vendieron en la “Docta” 5.190 vehículos diesel, el 20,82 por ciento de los 24.923 que se comercializaron en total. La razón de que la participación en la segunda metrópoli del país sea menor que en el resto de la jurisdicción se debe esencialmente a que el gasoil es el combustible de las camionetas y camiones que utilizan los productores agropecuarios que residen en el interior.

En tanto, este medio accedió también a los datos correspondientes a todo el país, que muestran que la participación cayó alrededor del 27 por ciento en los primeros meses, al 22 por ciento en los últimos. En total, en la Argentina se patentaron en 2008 573.554 unidades, de las cuales 145.482 (25,37%) fueron gasoleras.

Comentá la nota