Cada vez más vecinos enemistados recurren a mediaciones amigables.

Cuestiones. Consorcios, pensión alimenticia y régimen de visita de hijos son los principales problemas.
Los cotidianos desacuerdos que se suscitan entre vecinos que habitan en los edificios de altura ubicados en los diferentes barrios, encabezan el ranking de solicitudes de mediación en las denominadas Casas de Justicia que funcionan en la capital y en La Banda, dependientes del Poder Judicial de Santiago del Estero.

Así lo confirmó ayer a EL LIBERAL la Dra. Margarita Archetti, coordinadora de las Casas de Justicia, quien especificó que cada centro tiene una problemática especial, de acuerdo con su ubicación.

Estas entidades judiciales barriales comenzaron a funcionar en el año 2001 como Centros Públicos de Mediación Comunitaria, pero cambiaron de denominación a Casas de Justicia cuando además de la mediación comenzó a ofrecerse un servicio jurídico integral.

A criterio de la Dra. Archetti, actualmente los temas preponderantes por los que los vecinos solicitan la actuación del mediador se centran en los problemas de los vecinos que viven en consorcios, aunque también se acude a la mediación por desavenencias familiares, pensión alimenticia, régimen de visita de los hijos de padres separados, desacuerdos entre herederos, convivencia por mala vecindad y daños producidos por animales.

Comentó la coordinadora que los vecinos, paulatinamente, recurren cada vez con más frecuencia a las Casas de Justicia "en busca de una solución a sus problemas y para un acuerdo amigable, antes de llegar a la denuncia policial o a la instancia judicial en Tribunales".

Comentá la nota