Uno de cada tres asalariados percibe menos del mínimo de $ 1.240

Uno de cada tres asalariados privados percibe en el país un sueldo que está por debajo de 1.240 pesos, el mínimo vital y móvil establecido por ley, mientras que las medidas económicas anunciadas por el Gobierno inclinaron la balanza de beneficios solamente para los que más ganan.
Esas condiciones hacen que miles de trabajadores no puedan acceder a los créditos oficiales con tasas financiadas porque no cumplen con los requisitos de montos pedidos en los planes, según un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa).

Según sostiene Idesa, esas imposibilidades tienden "injustos" a los programas oficiales como el plan canje de heladeras, el de financiamiento de autos y, más aún, cuando estos se dan en el marco de la reducción de impuestos los que más ganan -con la eliminación de la "tablita de Machinea"- y "el perdón a los evasores" -con la repatriación de capitales-.

De acuerdo a la última Encuesta Permanente de Hogares (EPH) publicada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), el 36 por ciento de los trabajadores asalariados en el sector privado -excluyendo el servicio doméstico- tiene un salario inferior al mínimo legal.

Esos datos pertenecen a la EPH de 2006 pero resultan una aproximación valedera a algunas cuestiones que el Indec no publica por los ya conocidos conflictos con la Secretaría de Comercio Interior, a cargo de Guillermo Moreno, que defiende los intereses del Gobierno, según sostiene Idesa.

En tanto, de ese 36 por ciento, el 28 está en un empleo registrado mientras que el 72 restante está en un empleo no registrado, lo cual vuelca aun más la tasa de la desigualdad en contra de los trabajadores perjudicados.

A su vez, dos de cada tres de los que ganan por debajo del mínimo legal y están en un empleo no registrado, pertenecen a empresas con menos de 10 trabajadores, de acuerdo a los último detalles del organismo estatal.

"Reforzar con 200 pesos el ingreso de quienes cobran el salario mínimo aparece como un intento de mitigar el sesgo regresivo de la mayoría de las medidas anunciadas hasta ahora", expresa el informe de Idesa.

Y agrega que en un mercado laboral con "muy alta" incidencia de informalidad, la medida no va poder cumplir con el objetivo y se "pone en evidencia que para enfrentar la crisis con efectividad es imprescindible abordar reformas estructurales largamente demoradas".

Indica que tan importante como mitigar los efectos de la reversión del ciclo es evitar que los costos sean soportados por los segmentos socialmente más vulnerables.

En la base de la pirámide laboral hay una gran cantidad de personas con bajos niveles de calificación que sólo encuentran oportunidades laborales en pequeñas empresas "donde los incumplimientos de las normas son masivos", se indicó.

Se trata de una combinación de debilidades tanto por el lado de la oferta (bajo nivel de calificación de los trabajadores) como de la demanda (baja productividad de las empresas).

"Era muy importante atacar estas deficiencias cuando la economía crecía, porque ahora bajo las actuales condiciones de reversión del ciclo económico se hace más complejo y urgente", dice Idesa.

Comentá la nota