Cada vez más supervisores ganan menos que su personal a cargo

Los trabajadores fuera de convenio no lograron recuperar su nivel de compra durante 2009. Para el año que acaba de arrancar se esperan aumentos salariales de 15% para este sector
Los empleados fuera de convenio –que no son alcanzados por los acuerdos sindicales– terminaron el 2009 sin mucho para celebrar.

Los ajustes salariales que recibieron fueron menores a lo que se preveía y estuvieron por debajo de la inflación del país cercana al 15%, según datos de analistas privados.

"A lo largo de 2009, el 92% de las empresas otorgó ajustes en los salarios pero el porcentaje que se dio estuvo por debajo de lo que se estimaba. En septiembre y octubre de 2008 se hablaba de entre 23% y 28%. Después, estimaban un 18%. Finalmente, los aumentos fueron de entre 13% y 15%", destacó Marcela Angeli, directora de la división de Capital Humano de Watson Wyatt.

En este sentido, y de acuerdo a un relevamiento realizado por la consultora de recursos humanos Mercer entre más de 340 empresas, en 2009 el porcentaje de aumento salarial para el personal fuera de convenio rondó el 15% en promedio.

"La característica principal que diferencia a 2009 de otros años es la amplitud del rango de porcentajes de ajustes en cada industria. La realidad de cada actividad determinó ajustes variados. Por ejemplo, la industria bancaria fue la más favorecida con un ajuste promedio del 23% mientras que el agro, alta tecnología y el retail recibieron incrementos promedios del 13%", señaló Martín López, consultor senior de Capital Humano de Mercer. "Si tenemos en cuenta que la inflación real en 2009 alcanzó entre 15% y 20%, son pocos los trabajadores fuera de convenio que lograron recuperar su nivel de compra", advirtió el ejecutivo.

Solapamiento peligroso

Según los analistas, en 2010 el porcentaje de los aumentos para el personal fuera de convenio será nuevamente cercano al 15 %, casi repitiendo el promedio del año que acaba de terminar.

Otra característica del año que pasó fue el agravamiento de un problema que las empresas vienen arrastrando desde hace varios períodos: el solapamiento, un nombre técnico que define los casos donde el personal superior –fuera de convenio– gana menos que sus subordinados, que obtienen mayores incrementos por estar dentro de los convenios colectivos de trabajo. Según una encuesta de Mercer, el 37,5% de la población fuera de convenio (supervisores, jefes, analistas, asistentes, administrativos, profesionales) se vio afectada directamente por esta situación en 2009.

Para reducir la problemática del solapamiento entre personal dentro de convenio y fuera de convenio, muchas empresas se vieron forzadas a realizar ajustes más pronunciados en los primeros niveles de profesionales fuera de convenio determinando menores incrementos en los niveles más altos. "Como resultado de este proceso, que no es propio de este año sino que arrastra el efecto de años anteriores, cada vez es más pronunciado el ‘achatamiento’ de la pirámide en términos de salarios", explicó López. De acuerdo al relevamiento, sólo un 21% de las firmas consultadas otorgó a los empleados fuera de convenio el mismo aumento que los obtenidos por los sindicatos.

"Se volvió a intensificar el solapamiento" coincidió Angeli, para quien "en los últimos años, las empresas hacían grandes esfuerzos por dar el mismo porcentaje a todo el personal. Pero este año muchas no pudieron hacerlo. En las empresas industriales se ve cómo el nivel más alto de empleados de convenio gana más que sus jefes".

Por otro lado, el año pasado el mercado de los ejecutivos se movió más de lo previsto. "Hasta las elecciones hubo muy poco movimiento que hacía presagiar lo peor. Pero hacia fines de julio se empezó a mover mucho y terminamos el año muy bien. Sin embargo, en términos de salarios nadie debería esperar grandes cambios", describe Rubén Heineman, headhunter de Oxford Partners. ¿Qué perfil de ejecutivo fue el buscado? "Lo atípico es que se buscó lo clásico, gente con con experiencia y edad, sin características disruptivas", detalla.

Comentá la nota