Cada día, de quienes buscan empleo sólo 19 lo encuentran

Hasta el año 2007, había 500 personas por día que buscaban trabajo y lo encontraban. Desde el año pasado, ese indicador cayó brutalmente. Hoy sólo 19 personas -sobre dos millones de argentinos que según el INDEC tienen problemas de empleo- consiguen treparse al tren del empleo.
Este año, la desocupación vuelve a crecer luego de seis años de caída. Aunque los datos oficiales no lo reflejan, algunos analistas privados aseguran que para diciembre el desempleo se ubicará entre 10,5 y 11%.

El Observatorio del Derecho Social de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) calculó que entre diciembre y marzo de este año se destruyeron 222.157 puestos de trabajo.

El equipo de estudios económicos de la CTA tradujo en números concretos el concepto de "elasticidad en la creación de empleo". En 2007, por cada punto que crecía la economía, el empleo crecía 0,17: quiere decir que 500 personas encontraban empleo.

En 2008, esa elasticidad cayó a 0,03: apenas 19 personas consiguen trabajo.

El experto Ernesto Kritz remarcó que la situación es mucho más grave para quienes se mueven en el sector informal. "Allí la desocupación llega al 21%, mientras que en el sector formal es de 6%. Hay una asociación muy fuerte entre informalidad y desempleo y entre informalidad y la pobreza", concluye.

Desde la CTA, el diputado y economista Claudio Lozano proyecta que "si la economía se estancara durante este año, la tasa de desempleo se ubicaría en torno al 11%. Pero como lo más probable es que la economía caiga, la tasa estaría por encima de 11%".

"Hay una tendencia a una fuerte reducción en la creación de empleo y a esto se suma el deterioro del poder adquisitivo por efecto de la inflación", agrega Lozano.

Desde IDESA, Jorge Colina aporta que "el desempleo va a subir porque a los que ingresen este año al mercado se les va a hacer difícil conseguir trabajo". Por eso, estima que es posible que la tasa de desempleo "esté cercana al 11% a fin de año".

Rodrigo Alvarez, de Ecolatina, cree que "las perspectivas del mercado laboral, en línea con el resto de la economía, no son alentadoras. El deterioro en el empleo y la mayor informalidad se intensificarán a partir de la segunda mitad del año y el ingreso de las familias crecerá menos que la inflación. El desempleo alcanzaría los dos dígitos a fin de año".

Comentá la nota