Cada vez hay más propiedades usurpadas.

Aunque no se conocen oficialmente cifras concretas, hay un número creciente de propiedades tomadas en Junín.
El Senado de la provincia de Buenos Aires acaba de aprobar un proyecto por el cual se permite a los propietarios cuyas propiedades sean usurpadas o sus locatarios hayan incurrido en falta de pagos pedir el inmediato desalojo del inmueble. Se trata de una posibilidad que podrá aplicarse si la Cámara de Diputados transforma en ley el proyecto.

En la Capital Federal el tema ya está resuelto. El nuevo procedimiento enunciado en el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, en materia de desalojo de intrusos y usurpadores inmobiliarios, establece que el locador de un inmueble está facultado, previa caución (depósito en una cuenta judicial de una suma de dinero determinada por el juez), para solicitar la inmediata desocupación del inmueble.

Asimismo, el juez procederá a realizar un reconocimiento judicial en el inmueble, donde luego de verificados los hechos y notificado al locatario del tramite de desalojo iniciado contra él, ordenara su inmediata desocupación.

Si en el caso de que el Juez constatara que el locador incurrió en algún engaño u ocultamiento de documentos que contemplen la relación locativa o el pago de alquileres, podrá, de considerarlo pertinente, ejecutarle la caución y aplicarle una multa en favor del demandado de hasta 20 mil pesos.

¿Intruso o usurpador?

El fiscal del Departamento Judicial de Junín Sergio Terrón destacó que en Junín hay usurpaciones, "es un fenómeno real, pero no tengo estadísticas. Nosotros tenemos el artículo 231 bis en el Código Procesal Penal y con eso nos manejamos. Básicamente establece que a partir de un delito se le da la facultad al fiscal de pedir el lanzamiento de las personas que están cometiendo una usurpación. Y, obviamente, la resolución después queda sujeta a la decisión del juez de Garantías".

Pero aclaró que cuando el caso se ventila en el fuero Civil y Comercial no esta configurado el delito. En ese marco especificó que hay que tener en cuenta "que no hay que confundir ser intruso que ser usurpador. El usurpador es quien comete un delito, que puede ser por los medios típicos: abuso de confianza, clandestinidad, violencia o amenazas".

Comentá la nota