Por cada opositor hay un oficialista que retruca

Un poco por preeminencia numérica y otro por estrategia política, el oficialismo siempre cierra los debates en el recinto de sesiones. El presidente de la bancada Tucumán Crece, Roque Tobías Alvarez, es el responsable de esa tarea. En caso de ausencia, la táctica se repite pero sin un orador fijo: cambia según el tenor del asunto.
Cuando un opositor habla, los alperovichistas retrucan. Incluso, se formaron algunas parejas. Por ejemplo, cuando el laborista Osvaldo Cirnigliaro interviene, están prestos para recoger el guante Raúl Hadla, José Gutiérrez y José Alberto Cúneo Vergés.

En el caso de los hermanos Luis José y Ricardo Bussi, la marca del apellido los acompaña al punto que el pasado se torna protagonista en los cruces que mantienen con Pedro Balceda, Héctor Romano, Armando Cortalezzi o José Teri, quienes suelen hacer mención de las gestiones de Antonio Bussi como gobernador.

A las aseveraciones del radical José Cano, habitualmente basada en argumentos técnicos, suelen salir al cruce los presidentes de las comisiones. Por este motivo, no tiene asignado un único cancerbero.

Comentá la nota