Cada vez se ocupan más lugares para estacionar en forma ilegal

Desde carteles hasta cajones y caballetes se usan para "reservar" espacios
Miércoles, poco antes del mediodía, pleno centro de la Ciudad. Un camionero, para ganar comodidad a la hora de entregar mercadería, "clava" dos cajones de verduras en la bocacalle de 10 y 40. Sin más ni más, reservando no sólo un espacio, sino toda una cuadra. No importaron la hora pico, ni los centenares de autos que debieron desviarse hacia un embotellamiento descomunal -para retomar calle 10 había que desandar ocho cuadras extra-; tampoco que el horario de carga y descarga hubiera pasado hacía rato. Las situaciones absurdas y estrafalarias se multiplican en el tránsito platense, condicionando la cotidianeidad de los conductores hasta la exasperación.

A la hora de obtener lugar para dejar el auto, la "viveza criolla" se manifiesta en todas sus variantes, más o menos sutiles, de la mano de la reserva ilegal de espacios: conos, caballetes o cajones que vedan lugares en obras y comercios; cordones pintados de amarillo en domicilios particulares; carteles sin sustento legal; abuso de los espacios reservados genuinos. Todo esto se suma a los cambios que derivaron de la implementación del nuevo esquema de estacionamiento medido, entre los que el más notorio es la redistribución de vehículos en los espacios inmediatamente aledaños a la zona regulada con tarifas-.

En la dirección municipal de Control Urbano son terminantes: los vecinos que detecten maniobras irregulares para reservar espacios deben realizar la denuncia de inmediato. "Esto permite que se verifique la infracción y se disuada al protagonista" explica Juan Malpeli, titular de la repartición, "o se lo sancione, llegado el caso".

"Se están verificando y eliminando espacios reservados permanentemente, ya que la decisión política del municipio es recuperar la vía pública para todos y no sólo para algunos privilegiados" asegura el funcionario: "Se han fiscalizado carteles 'truchos', y otros oficiales pero que daban pie para utilizar mucho más lugar del que había sido asignado por ordenanza". El uso de caballetes, pintura, cajones o conos para delimitar zonas junto al cordón se considera "reserva de espacio ilegal"; en las obras, si no media permiso de la dirección de Obras Particulares, "ocupación indebida de espacio público".

El marco legal vigente no avala, en ningún caso, la colocación de indicadores de "prohibido estacionar" que no precisen el número de ordenanza que autorizó la reserva, ni el pintado de amarillo de cordones a manos de particulares. El organismo que determina, después de un pormenorizado análisis, si es procedente habilitar la reserva de un lugar, es el Concejo Deliberante. Y el propio municipio entrega los carteles con su número propio de resolución.

Las recurrentes usurpaciones de la vía pública, sumadas a los espacios de privilegio "oficiales" con que cuentan organismos legislativos, ejecutivos, judiciales, diplomáticos y de seguridad, más diferentes entidades, instituciones y empresas, generan malestar entre los automovilistas y en no pocas ocasiones ásperos cruces en plena calle.

No son excepción los frentes de comercios -principalmente supermercados, bares y restaurantes, almacenes y verdulerías, pero también dedicados a la venta de indumentaria y artículos para el hogar- que se dejan bloqueados "por las dudas" para facilitar el trabajo de los proveedores mayoristas o las camionetas de entrega a domicilio. Sin embargo, también los horarios de carga y descarga de mercadería están regulados por ordenanza municipal: según las normas, pueden extenderse más allá de las diez de la mañana, plazo que resulta utópico imaginar para cualquier automovilista que se anime a hacerles frente periódicamente a las calles del bravo microcentro platense.

CARGAS

Los horarios de carga y descarga de mercadería están regulados por ordenanza municipal: según las normas, pueden extenderse más allá de las diez de la mañana, plazo que resulta utópico imaginar para cualquier automovilista que se anime a hacerles frente a las calles del microcentro platense.

Comentá la nota