Cada mandatario con su senador

El revés electoral del justicialismo cordobés puso a Juan Schiaretti en una situación jamás experimentada por sus antecesores, esta de no tener un senador que le responda.
Además, será el único de todos los actuales mandatarios provinciales con ese peso político en la espalda.

El gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, también perdió la elección del domingo último, pero hasta 2011 tendrá a dos senadores que le responden por su fe kirchnerista: José Pampuro y Eric Calcagno.

En Santa Fe, aunque el ganador del domingo pasado fue el Frente Federal que pondrá a Carlos Reutemann y a Roxana Latorre en el Senado, el gobernador Hermes Binner tendrá a Rubén Giustiniani en la banca de la minoría.

En Tucumán, con la victoria de hace siete días, el gobernador José Alperovich conservará dos senadores: Beatriz Rojkés (esposa del mandatario) y Sergio Mansilla.

En Corrientes, como en Córdoba, el PJ se quedó sin representación en el Senado, pero el gobernador Arturo Colombi (líder de una alianza que se referencia en el cobismo) se quedó con dos de las bancas en juego (serán para Josefina Meabe y José María Roldán).

En Mendoza, el gobernador Celso Jaque perdió la elección a manos de la alianza del cobismo y la UCR, pero tendrá como representante al ex intendente de Maipú, Adolfo Montero.

En Catamarca, el gobernador radical Eduardo Brizuela del Moral ganó la elección y tendrá dos representantes en la Cámara alta: Oscar Castillo y Blanca Monllau.

El justicialismo ganó en La Pampa y su gobernador, Oscar Jorge, retendrá las dos bancas que puso en juego para Carlos Verna y María de los Ángeles Higonet.

En Chubut festejó el gobernador Mario Das Neves y seguirá teniendo dos senadores de su riñón: Marcelo Guinle y Graciela Di Perna.

También los gobernadores de San Juan (José Luis Gioja), de El Chaco (Jorge Capitanich), de Entre Ríos (Sergio Urribarri), de Salta (Juan Urtubey) y de San Luis (Alberto Rodríguez Saá), mantendrán sus bancas en el Senado. Y al menos un senador de su fuerza política mantendrán los mandatarios de Santiago del Estero, Río Negro, Jujuy, Formosa, Misiones, Santa Cruz, La Rioja, Neuquén y Tierra del Fuego.

La Cámara de las provincias

Constitución de 1853. En el texto original de la Carta Magna se establecía que la Cámara de Senadores era la que reflejaba la representación de los estados provinciales. Para garantizar el federalismo, cada provincia tenía exactamente la misma cantidad de bancas en ese cuerpo, dos miembros. A diferencia de los diputados, que eran elegidos por el voto popular en cada distrito, los senadores eran designados por las legislaturas provinciales. Normalmente, en estos cuerpos el partido gobernante provincial tenía mayoría, con lo cual los senadores se transformaban en una especie de delegados del gobernador en el Congreso de la Nación. Tenían un mandato de nueve años, y la Cámara se renovaba por tercios cada dos años.

Constitución de 1994. La modificación sustancial fue que los senadores pasaron a ser elegidos por el voto directo de los ciudadanos, y no por la decisión indirecta de la Legislatura. Además, como una exigencia de Raúl Alfonsín a Carlos Menem en el Pacto de Olivos para que el radicalismo tuviese representantes en un cuerpo dominado por el peronismo, se incorporó un senador más, que pasó a ser para la minoría. De tal manera, el artículo 54 de la Carta Magna estableció que los senadores corresponden "dos bancas al partido político que obtenga el mayor número de votos, y la restante al partido político que le siga en número de votos". Además, se acortó el mandato y pasaron a tener seis años y se sigue renovando por tercios cada dos años

Comentá la nota