Cada vez más lejos del presupuesto

El jefe del bloque del Frente Progresista adelantó que no abordarán el proyecto sin un acuerdo superador. El socialista dijo que los senadores justicialistas "quieren que la crisis la paguen los que menos tienen" y repiten recetas de los 90.
La semana que comienza promete mucha dureza para las necesidades planteadas en materia de reforma tributaria por el Ejecutivo provincial. Cuando el miércoles próximo el proyecto aprobado por los Senadores llegue a Diputados, puede que ni siquiera sea tratado, tal como adelantó a Rosario/12 el titular del bloque del Frente Progresista, Raúl Lamberto. "Se intenta volver a los años '90 cuando la crisis la pagaron los que menos tienen. Y se quiere reventar la provincia, hacerla ingobernable, aseguró el legislador socialista, quien consideró que si no hay un acuerdo superador, el tema no se abordará. El presidente del bloque del Frente para la Victoria, Luis Rubeo y su par de Santa Fe Federal, Jorge Lagna, aseguraron que el justicialismo votará monolíticamente el texto que salió del Senado, el mismo que no contempló gravar a la industria, construcción y agro. Los justicialistas se quejan de la "falta de diálogo" del socialismo y entre estos últimos piensan que los legisladores del FpV están pasando factura por la elección en la Cámara de diputados nacional. La provincia quedará por ahora sin un presupuesto que responda a las políticas de gobierno.

Lamberto calificó de "invotable" el proyecto que "viene desde el Senado" y al que le atribuyó la condición de "regresivo" por su concepción tributaria, en la que se sustentan algunos temas: el proyecto mantiene el aumento -"justificado" explicó Lamberto-, del impuesto inmobiliario urbano-rural y de la patente que son los que pagan los sectores mayoritarios de la población y a la vez se excluye del tributo a los ingresos brutos a las grandes cadenas productivas, "las que tienen capacidad de pago", dijo en referencia a la industria y a la construcción. Los senadores justicialistas aprobaron, además, un planteo de moratoria "que va a favorecer a los evasores de las grandes empresas, muchas de las que tienen medidas cautelares, y por las que a más tardar deberían pagar en el 2010. Así se lograría extender el plazo de las obligaciones para pagarlas en cuotas y durante 3 o 4 años".

Para Lamberto no hay dudas de que se quiere "desfinanciar" la provincia con un doble objetivo: por un lado dejar sin recursos al gobierno de (Hermes) Binner y por el otro mantener el criterio de los '90 en cuanto a política fiscal "absolutamente regresiva". El diputado socialista también cuestionó al proyecto porque plantea que al déficit presupuestario "se lo asuma mediante reducción de gastos que en la práctica significa reducción de obras públicas y sobre todo, no poder hacer frente a las obligaciones del estado en materia laboral, previsional y de servicios".

Parece que los legisladores socialistas y los justicialistas hablan en distinto idioma. El jefe del bloque del Frente Progresista dijo que "además lograron sumar a gente que nosotros creíamos que tenía pensamiento progresista" en referencia al Frente para la Victoria, el bloque comendado por Luis Rubeo.

Además, Lamberto refutó las críticas a la incorporación de personal. Señaló que entre 2008 y 2009 se incorporaron 2.300 nuevos empleados de los cuales el 90 por ciento fueron para seguridad, servicio penitenciario, salud y educación. "Ellos solos en el 2007 incorporaron 8.500 personas. Hablan del gasto en asesores, habíamos pensado que íbamos a necesitar alrededor de 2.000 personas para los requerimientos de la provincia y las últimas estadísticas que tengo hablan de 500. Son mentiras que nunca pudieron probar y estos son, como dijo Claudio Leoni, el secretario general de la Federación de Trabajadores de Municipales, intentos para que la provincia se incendie".

-¿Que sucederá el miércoles?, consultó este diario.

-Si se llega a un acuerdo para un proyecto superador se tratará, de lo contrario no, porque estamos en desacuerdo con un proyecto que signifique retroceder en las necesidades de la provincia. Preferimos manejarnos con lo que tenemos. Habrá que reconducir el presupuesto 2008 y habrá que fundir partidas de un cosa en otra.

-Si esto ocurre, no podrán aplicar algunas de los puntos para los que los senadores justicialistas dieron acuerdo, tal el endeudamiento para el pago de salarios...

-Bueno, ellos tendrán que explicar la situación cuando haya que pagar los salarios. Tienen que entender que por un aspecto aislado no vamos a condicionar una política de gobierno.... Hay un sector del justicialismo que quiere condicionar su realidad nacional a la provincia y otro del que busca que Santa Fe reviente, que se haga ingobernable.

En los pasillos de la Legislatura se escuchan voces que aseguran que la actitud de los legisladores el Frente para la Victoria tiene que ver con 'un pase de factura' acerca de la decisión tomada por el Frente Progresista en la sesión preparatoria de la Cámara de Diputados de la Nación.

Desde Santa Fe Federal, el diputado reutemista atendió a Rosario/12 con muestras de humor: "Cómo será Binner que tuvo la virtud de unirnos a todos". Lagna se despachó con que hace tiempo el sector del que forma parte viene alertando sobre la situación de crisis en las cuentas del gobierno tanto que "en sólo dos años tiene un déficit de más de 1.000 millones de pesos. Siempre pusimos el acento en que hay una mala política de administración fiscal y también una inadecuada prioridad del gasto, en que se ensanchó mucho la estructura burocrática. Así se gastó más de lo que recaudaba, se paralizó la obra pública, se postergó el pago a proveedores, se limitaron las trasferencias al municipio y ahora que no se podrían pagar los sueldos". Lagna adelantó que el proyecto será "monolíticamente defendido" por los diferentes bloques del justicialismo en Diputados más Oscar Urruty del PPS".

Por su parte, el presidente del bloque del Frente para la Victoria, Luis Rubeo, también dejó clara cual será la postura para la semana próxima: "No creo que haya muchas novedades", dijo, y señaló que el oficialismo podrá insistir con un proyecto la primera vez con mayoría simple pero cuando necesite los dos tercios, los 22 diputados justicialistas votarán en bloque. Rubeo recordó que el proyecto aprobado en Senadores retiró la imposición de ingresos brutos a la industria y la construcción y que en Diputados. "Al principio nos había parecido que correspondía pero los senadores dijeron que la Nación podría denunciar que rompíamos el pacto fiscal del año 1992 y dejaría de mandar recursos a la provincia", argumentó.

Desde la Coalición Cívica-ARI, Pablo Javkin señaló que "el despacho de Senadores va hacia un desfinanciamiento en la provincia, además de generar una estructura de inequidad tributaria".

Comentá la nota