Cada vez hay más indicios de inseguridad en Monte Grande y las cámaras ni se enteran

En los últimos quince días, vecinos han denunciado a este medio una serie decircunstancias de robo, en pleno centro de Monte Grande en horas donde la calle está muy concurrida.
En tanto muchos vecinos han apuntado contra el "mal uso de las cámaras de seguridad del municipio", ante el aumento de robos.

Vecinos del centro de Monte Grande han denunciado un crecimiento en los robos a mano armada en los últimos días, tanto los intentos como los asaltos concretos, han ocurrido en pleno centro de Monte Grande, ya en sus arterias principales como en las plazas, incluso la Plaza Mitre, frente al Municipio donde, como una visión futurista, se pueden ver los 4 plasmas que proyectan –en teoría deberían hacerlo- imágenes de al menos algún punto estratégico del centro.

En este punto, los vecinos han denunciado hechos precisos en los dos centros de Kinesiología de Monte Grande, uno ubicado en la Calle Las Heras y otro en Yrigoyen, ambos fueron víctimas de robos a mano armada en horas de la tarde. En el caso del centro ubicado en Las Heras, fueron asaltados todos los que se encontraban presentes al momento de la asalto en la sala de espera del lugar.

A este hecho se suman dos intentos de robo, ocurridos días atrás en dos de las plazas principales de la ciudad. Uno de ellos en la propia Plaza Mitre, frente al municipio –y frente a la comisaría- una pareja fue increpada por un hombre que los amenazó con un arma pero ante la reacción de las víctimas intentó huir. Rápidamente uno de los jóvenes intentó atrapar al ladrón y consultar sobre el estado de las cámaras de seguridad.

"Me dijeron que las tres cámaras (de las once con las que cuenta el municipio) apuntan a la puerta de la comisaría, a la Iglesia y a un árbol de la Plaza que, casualmente, no permitió ver que nos estaban asaltando", manifestó indignado el joven; y agregó "el tipo había salido hacía una hora de la comisaría, una hora nada más, esto ya no da para más".

En este mismo sentido se expresó una joven que fue interceptada en la Plaza Aráoz Alfaro en horas de la tarde, ese mismo día. "Estábamos con una amiga, se nos acercó un pibe y nos pidió fuego, vimos un movimiento raro, quisimos levantarnos y se acercó otra vez a pedir un cigarrillo. Yo ya sabía que nos quería robar, apenas miré y me lo confirmó, tenía un arma y me estaba apuntando a la cara", relató la chica que consternada logró persuadir al ladrón de que no las lastimara. "Al final no se llevó nada, me pidió el celular y me negué a dárselo, le dije: llévate los puchos y tengo diez pesos. Al final vio que se acercaban los skaters y se fue caminando. Nos asustamos muchos".

Aunque asegura que "lo peor fue que llamamos al 911 y el patrullero tardó un montón".

Asimismo una vecina de la calle Rodríguez, advirtió que días durante el fin de semana y pese a la lluvia, un hombre intentó colarse por la reja de su casa cuando su hija volvía de bailar. "Mi hija y las amigas gritaron. Salimos con un palo, somos unos inconscientes a nosotros no nos defiende nadie y ellos andan armados.", relató la mujer.

En este marco los vecinos apuntan principalmente contra lo que consideran "un mal uso de las cámaras", además denuncian que en muchos casos los patrulleros no circulan en los horarios debidos por las cuadrículas. "Que alguien se haga cargo de lo que pasa. Hay que vivir encerrado, con miedo, sin protección. No importa si matan a uno o a una familia entera y creen que con cuatro plasmas solucionan el mundo", se quejó una mujer.

Comentá la nota