Cada 5 horas sorprenden a una persona delinquiendo

Entre el 12 de mayo de 2008 y el 28 de febrero se registraron más de 1.400 detenciones en el marco del novedoso proceso que acorta los tiempos de tramitación de las causas. El 35% son menores.
En medio de una lucha que, por momentos, se advierte como desenfrenada y hasta desigual, la policía sorprende cada 5 horas a una persona cometiendo un delito en Bahía Blanca y tres o cuatro de cada diez son menores de edad.

El dato estadístico surge del promedio entre la cantidad de detenciones y los días que transcurrieron desde la puesta en marcha del sistema de flagrancia, a mediados de mayo del año pasado.

Según la información oficial, el personal uniformado, dependiente de la Jefatura Departamental, arrestó in fraganti durante ese período de 292 días, a 1.411 individuos.

Todos ellos fueron puestos a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 15, a cargo del novedoso mecanismo.

El número es relevante y posiciona a Bahía Blanca entre los departamentos judiciales más efectivos de la provincia de Buenos Aires en este aspecto, según anunció el fiscal general, doctor Juan Pablo Fernández.

Del universo de casos, 988 corresponden a adultos de más de 18 años y el resto (498), a menores de edad, que siguen un camino legal diferente, en el fuero especial.

El comisionado Héctor Abel Maggi, jefe de la policía regional, se mostró "muy satisfecho" con la respuesta de su personal.

"Los resultados que se han obtenido, y que se siguen obteniendo, es decir, la importante y progresiva cantidad de detenidos por delitos en situación de flagrancia, demuestran, en primer término, que la Policía de Seguridad de la Departamental Bahía Blanca está profesionalmente a la altura de las circunstancias", dijo.

El funcionario policial manifestó que, como uno de los operadores del nuevo sistema, su personal "rápidamente se adaptó, se comprometió y, con su diario accionar, lo afianzó".

"Desde una óptica exclusivamente evaluativa, ello es un indicador que mide en buen grado la adecuada instalación y la práctica eficiente de una actividad netamente proactiva de la policía", sostuvo.

Planificación "eficaz"

Al mismo tiempo, Maggi aclaró que el índice de detenciones en flagrancia "demuestra, en el contexto general, la eficacia en la planificación, que es dinámica y constante, del Plan Estratégico Operativo, que tenemos instalado en la ciudad y cuya elaboración, diagramación, puesta en funcionamiento y contralor es obra exclusiva de la máxima conducción de la policía de Seguridad".

Advirtió, en el mismo sentido, que de dicho programa no participa la policía de Investigaciones, "por cuestiones de especialidad".

El comisionado también abordó detalles de la estadística, al señalar que las aprehensiones mencionadas significan el 82 por ciento (en el caso de los mayores) y el 85 por ciento (de menores) del total registrado en toda la Departamental a su cargo.

La franja restante corresponde a detenciones concretadas en los distritos de Tornquist, Villarino, Punta Alta, Carmen de Patagones y Monte Hermoso.

Por otro lado, señaló el vocero que antes de esta reforma, apenas un cinco por ciento de las causas llegaba a juicio, "con el agravante que tenían una demora de entre dos y tres años" hasta su resolución.

"Hoy el sistema de flagrancia aumentó al 35 por ciento las causas elevadas a juicio y agilizó notablemente los plazos", aseveró.

De qué se trata

El sistema de flagrancia, al que se someten las personas detenidas en el momento de un delito o inmediatamente después, entró en vigencia el 12 de mayo del año pasado en el Departamento Judicial Bahía Blanca.

Su objetivo es agilizar el proceso judicial, por medio de un programa muy breve de acusación y sentencia que considera un plazo máximo de 100 días.

En los cinco días sucesivos a la aprehensión, se debe realizar la primera audiencia, en la que el juez de Garantías actuante puede resolver la excarcelación, sobreseimiento, decidir la prisión preventiva o las partes acordar suspensión del juicio a prueba o el juicio abreviado.

De no haber acuerdo o no existir sobreseimiento, el magistrado tendrá que resolver si mantiene detenida a la persona y convoca a una segunda audiencia de finalización del proceso en flagrancia, dentro de los 20 días siguientes.

En este segundo acto, las partes tienen nuevamente la posibilidad de llegar a un acuerdo. De no ocurrir, la causa se eleva a juicio, para su resolución dentro de no más de dos meses.

La fiscalía de flagrancia no intervendrá en casos iniciados por infracción al artículo 289, inciso tercero, del Código Penal (falsificación, alteración o supresión de la numeración registrada de un objeto), así como aquellas instruidas por infracción a la ley de estupefacientes 23.737, ni en los delitos cuya pena máxima supere los 15 años de prisión.

En nuestro medio, el mecanismo está a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 15, integrada por los fiscales Eduardo d'Empaire, Guillermo Petersen y Paula Pojomovsky, quienes actúan en turnos alternados de una semana de duración.

"Tiene una alta performance"

El fiscal general del Departamento Judicial Bahía Blanca, doctor Juan Pablo Fernández, confirmó a este diario que el procedimiento de flagrancia local está posicionado entre los mejores de la provincia de Buenos Aires.

"Estoy satisfecho, viene funcionando realmente muy bien; la finalidad era acortar los plazos de duración de las investigaciones y los procesos, porque su propia naturaleza no ameritaba que causas de ese tipo duren dos o tres años. Afortunadamente, todos esos procesos se resuelven en un plazo máximo de 100 días", explicó.

Sostuvo Fernández que si bien la mayoría de los casos termina con medidas alternativas a la prisión efectiva, "la suspensión de juicio a prueba o la pena de ejecución condicional solamente se pueden dar una vez" y, de reincidir su autor, tendrá que cumplir la condena.

"A su vez, notamos muchos casos en los cuales se han impuesto penas privativas de la libertad, como el que tuvo por víctima a la concejal (Aloma) Sartor, que en tres meses fue a juicio y se resolvió con una sentencia condenatoria", afirmó.

Consultado sobre la eficacia de la operatoria en el medio local y regional, el fiscal general confirmó que, "según los números que nos dan, y la comparación con otros departamentos, Bahía Blanca tiene una alta performance, diría de las mejores de la provincia, donde mayor cantidad de casos se declaran e incluso con otros departamentos que son más grandes en cuanto a población, conflictividad y número de recursos".

Fernández anunció que, al menos por el momento, no está previsto sumar más personal al área, pese a que admitió que "estamos con los recursos justos".

"No hay fallas en el sistema, aunque siempre estamos atentos de cómo marcha la situación, y donde el presupuesto autorice hacer un refuerzo de personal, seguramente flagrancia será tenido en cuenta, sobre todo por cómo está rindiendo en la materia", concluyó.

Casi un tercio de las causas no prospera

El 29 por ciento de los sumarios efectivamente iniciados en el área de flagrancia quedó sin efecto por distintos motivos, según surge de la estadística oficial.

De los 749 expedientes abiertos entre el 12 de mayo y el 31 de diciembre pasados (no se cuentan los iniciados en los primeros meses de 2009 porque hay varios en trámite), 216 no llegaron a su etapa final.

De ese número, 138 fueron archivados (en la mayoría de los casos no se logró comprobar el hecho ilícito) y 78 fueron desestimados por no configurar delito la acción denunciada.

Por otra parte, los datos marcan que, de las restantes actuaciones (533), el 67 por ciento (357) finaliza en forma punitiva, aunque por caminos alternativos y, la mayoría, sin una pena de prisión efectiva.

Entre ellas figuran 231 por suspensión de juicio a prueba (también conocida como probation, mediante la cual el imputado, a modo de sentencia, debe cumplir determinadas reglas de conducta durante un determinado plazo) y 106 por medio del juicio abreviado (se evita el debate oral a partir del acuerdo de partes --incluido el procesado-- para imponer una sanción).

Como última vía, se produjeron 19 juicios orales, que terminaron con 20 condenas (en algún caso hay más de un acusado) y una absolución.

Menores detenidos in fraganti (2008-2009)

Mayo (desde el 12): 32

Junio: 64

Julio: 63

Agosto: 55

Septiembre: 71

Octubre: 41

Noviembre: 49

Diciembre: 50

Enero: 36

Febrero: 37

Total: 498

Comentá la nota