Cada vez más familias acuden a los créditos para cubrir sus gastos básicos

La demanda de préstamos ha aumentado. Aseguran que la gente se endeuda porque el sueldo ya no le alcanza para saldar ni siquiera los gastos del súper. Muchos hacen la compra del mes en cuotas.
En nues­tra ciu­dad, mu­chas fa­mi­lias no tie­nen la po­si­bi­li­dad de cu­brir los gas­tos de sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas con su suel­do, y de­ben pe­dir cré­di­tos pa­ra po­der man­te­ner­se. Ca­da vez en más ho­ga­res la com­pra del su­per­mer­ca­do se rea­li­za con tar­je­ta de cré­di­to y en más de dos cuo­tas, se­gún en­ti­da­des fi­nan­cie­ras lo­ca­les. “Hay un al­za en la de­man­da de prés­ta­mos en Río Cuar­to. Úl­ti­ma­men­te, la gran ma­yo­ría so­li­ci­ta cré­di­tos por­que no le al­can­zan los in­gre­sos”, su­bra­yó Ar­man­do Ro­ton­do, en­car­ga­do de la Com­pa­ñía Fi­nan­cie­ra Mon­te­mar.

A su vez, otro fac­tor cla­ve que con­tri­bu­ye al au­men­to es que, en es­te úl­ti­mo año, el em­pleo for­mal o “en blan­co” ha cre­ci­do en com­pa­ra­ción a 2007, per­mi­tien­do que más per­so­nas pue­dan cum­plir con uno de los re­qui­si­tos bá­si­cos pa­ra po­der ha­cer fren­te a un prés­ta­mo, di­je­ron des­de Mon­te­mar.

La por­ción de la po­bla­ción que ape­nas “so­bre­vi­ve” con el suel­do ha per­di­do la ca­pa­ci­dad de aho­rro, en­tre otros fac­to­res por la cri­sis in­fla­cio­na­ria y la pér­di­da de va­lor del sa­la­rio, su­bra­ya­ron ex­per­tos en fi­nan­zas. “Si to­ma­mos a una fa­mi­lia que se sos­tie­ne con un so­lo suel­do de $3.000, es di­fí­cil que de ese va­lor pue­da aho­rrar al­go, te­nien­do en cuen­ta los gas­tos bá­si­cos de una fa­mi­lia ti­po”, afir­mó Ro­ton­do. De es­ta for­ma, en mu­chos ho­ga­res se ven for­za­dos a re­cu­rrir al cré­di­to pa­ra pa­gar im­pues­tos, se­gu­ro mé­di­co, su­per­mer­ca­do, en­tre otras co­sas. Los so­li­ci­tan pa­ra pa­gar sus deu­das, y es­to su­ce­de co­mo con­se­cuen­cia del in­cre­men­to del cos­to fi­jo, in­for­ma­ron des­de la fi­nan­cie­ra.

Otro da­to im­por­tan­te es que los sec­to­res que an­ti­gua­men­te eran bue­nos pa­ga­do­res, ac­tual­men­te no pue­den cum­plir con los pa­gos pau­ta­dos. “De 10 per­so­nas só­lo 3 ca­li­fi­can pa­ra pa­gar, aun­que cum­plan con to­dos los re­qui­si­tos re­que­ri­dos pa­ra ac­ce­der al cré­di­to”, re­mar­có Ro­ton­do. La pér­di­da del sa­la­rio por la in­fla­ción ha pro­du­ci­do que las per­so­nas se in­cli­nen a com­prar ali­men­tos en los su­per­mer­ca­dos con tar­je­ta y en cuo­tas. “Se pa­só a usar la tar­je­ta co­mo me­dio de pa­go en vez de usar­la co­mo ins­tru­men­to de cré­di­to, pro­du­cien­do gran en­deu­da­mien­to por la gran acu­mu­la­ción de las di­fe­ren­tes cuo­tas”, ad­vir­tie­ron en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. De es­ta ma­ne­ra, el in­cre­men­to de las deu­das es ine­vi­ta­ble y mu­cha gen­te se ve obli­ga­da a pe­dir prés­ta­mos pa­ra, a su vez, cu­brir otras deu­das, he­cho que los de­ja en me­dio de un cír­cu­lo vi­cio­so.

Es­tra­te­gias de los aho­rris­tas

Los que aún pue­den aho­rrar bus­can di­fe­ren­tes op­cio­nes pa­ra sal­va­guar­dar su di­ne­ro en es­te cli­ma de in­cer­ti­dum­bre cons­tan­te, en me­dio de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Es­te gru­po per­te­ne­ce es­pe­cí­fi­ca­men­te a la cla­se me­dia y al­ta. In­du­da­ble­men­te, al­gu­nos de­ci­den in­ver­tir sus in­gre­sos ‘ex­tra’ en com­pra de bie­nes du­ra­bles, co­mo pro­pie­da­des, au­tos o elec­tro­do­més­ti­cos. Sin em­bar­go, es­tas elec­cio­nes no son las que por es­tos días se to­man en nues­tra ciu­dad, don­de es­tos sec­to­res no en­cuen­tran to­da­vía una reac­ti­va­ción y mu­cho me­nos un au­men­to en las ven­tas.

Por otra par­te, es­tán los otros aho­rris­tas, que for­man par­te de es­te seg­men­to so­cioe­co­nó­mi­co, y op­tan por guar­dar el di­ne­ro en su ca­sa o en el ban­co, en una ca­ja de se­gu­ri­dad o a pla­zo fi­jo. Gran par­te pre­fie­re ha­cer­lo en dó­la­res, en lu­gar de pe­sos o eu­ros, por­que la mo­ne­da nor­tea­me­ri­ca­na les re­sul­ta “más con­fia­ble”, se­gún la opi­nión de ana­lis­tas eco­nó­mi­cos.

Des­de la Ca­sa de Cam­bio “Coin”, ex­pre­sa­ron que la com­pra y ven­ta de dó­la­res se ha man­te­ni­do es­ta­ble du­ran­te es­te año, con al­gu­nos pi­cos en mo­men­tos de ma­yor in­cer­ti­dum­bre fi­nan­cie­ra. Acla­ra­ron que las ope­ra­cio­nes rea­li­za­das co­rres­pon­den a mon­tos pe­que­ños y ge­ne­ral­men­te pa­ra cu­brir deu­das, aun­que al­gu­nos tam­bién se in­cli­na­ron por cam­biar sus aho­rros. A la vez, ad­mi­tie­ron que a di­fe­ren­cia de años an­te­rio­res, las con­sul­tas y las tran­sac­cio­nes efec­ti­vas de gran­des ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras de­sa­pa­re­cie­ron. Tan­to las ope­ra­cio­nes in­mo­bi­lia­rias co­mo las au­to­mo­tri­ces son ca­si ine­xis­ten­tes por es­tos días. “Se ha pro­du­ci­do un es­tan­ca­mien­to en esos sec­to­res, ya no hay ofer­ta de ne­go­cio”, ase­ve­ra­ron.

Por otra par­te, pa­re­ce que la in­se­gu­ri­dad que pro­du­jo la de­va­lua­ción de nues­tra mo­ne­da y las du­das so­bre lo que su­ce­de­rá en el fu­tu­ro son fac­to­res que tie­nen muy en cuen­ta quie­nes to­da­vía con­ser­van sus aho­rros. Se­gún eco­no­mis­tas, la mo­ne­da ex­tran­je­ra da mu­cha más se­gu­ri­dad y ade­más, en nues­tro país la gen­te se acos­tum­bró mu­cho a com­prar dó­la­res, in­clu­so por en­ci­ma de la ofer­ta del eu­ro. In­di­ca­ron que los pro­nós­ti­cos mar­can que pa­ra 2009, el va­lor del dó­lar po­dría al­can­zar los $4, si no se con­tro­la el pre­cio. Y aun­que el Ban­co Cen­tral con­ti­núe con las me­di­das pa­ra man­te­ner un “te­cho” en el va­lor del dó­lar pa­ra de es­ta ma­ne­ra man­te­ner los pre­cios, las pér­di­das pa­ra quie­nes cam­bia­ron la di­vi­sa na­cio­nal por la nor­tea­me­ri­ca­na se­rán in­sig­ni­fi­can­tes, ase­gu­ra­ron.

Di­rec­ti­vos ban­ca­rios de la ciu­dad con­cuer­dan en que se ha pro­du­ci­do una do­la­ri­za­ción de los de­pó­si­tos de al­gu­nas cuen­tas, y al mis­mo tiem­po, mu­chos han pre­fe­ri­do re­ti­rar su di­ne­ro di­rec­ta­men­te y ad­qui­rir la di­vi­sa in­ter­na­cio­nal.

En cuan­to al mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, es­pe­cia­lis­tas afir­man que la cri­sis en EE.UU., con la ba­ja de los pre­cios de las vi­vien­das, va a lle­gar tar­de o tem­pra­no al mer­ca­do na­cio­nal. Por es­te mo­ti­vo, es­pe­ran que se reac­ti­ve el sec­tor, ya que to­da­vía hay quie­nes pre­fie­ren in­ver­tir sus aho­rros en bie­nes tan­gi­bles pa­ra no te­ner que de­jar su di­ne­ro en el ban­co. “El fan­tas­ma del co­rra­li­to es una rea­li­dad en nues­tro país y la gen­te ya no con­fía co­mo an­tes”, ma­ni­fes­tó un em­plea­do ban­ca­rio

Comentá la nota