Uno de cada 10 empresarios ya piensa en despedir personal

La demanda laboral se había recuperado durante tres meses seguidos, pero en octubre tuvo un quiebre por efecto de la crisis internacional. El 7% de las empresas redujo la cantidad de empleados en septiembre.
Cuan­do las ex­pec­ta­ti­vas de de­man­da la­bo­ral co­men­za­ban a re­cu­pe­rar­se lue­go del con­flic­to del cam­po, el cim­bro­na­zo de la cri­sis mun­dial im­pac­tó de lle­no en el hu­mor em­pre­sa­rio lo­cal y las pro­yec­cio­nes de su­mar ma­no de obra re­ci­bie­ron un fuer­te re­cor­te.

De acuer­do a un es­tu­dio de la Fun­da­ción Ege “la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­da por la si­tua­ción ac­tual de la eco­no­mía se ha tra­du­ci­do de ma­ne­ra ad­ver­sa so­bre las in­ten­cio­nes de con­tra­ta­ción de per­so­nal”.

La ines­ta­bi­li­dad la­bo­ral que ha co­men­za­do a per­ci­bir­se en al­gu­nas ra­mas pro­duc­ti­vas li­ga­das al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, fun­da­men­tal­men­te en la in­dus­tria au­to­mo­triz, los fri­go­rí­fi­cos y el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, ha obli­ga­do a los go­bier­nos de los dis­tin­tos ni­ve­les a im­ple­men­tar me­di­das ten­dien­tes a pre­ser­var los pues­tos de tra­ba­jo.

“Pe­ro a pe­sar de es­to, la si­tua­ción po­dría co­men­zar a tra­du­cir­se en las es­ta­dís­ti­cas a par­tir del cuar­to tri­mes­tre de es­te año, ya que po­dría pro­du­cir­se la pri­me­ra su­ba in­te­ra­nual del de­sem­pleo en mu­cho tiem­po. En el cuar­to tri­mes­tre de 2007 la ta­sa de de­sem­pleo ha­bía caí­do a 7,5% y de acuer­do con la co­yun­tu­ra ac­tual pa­re­ce im­pro­ba­ble que en el cie­rre de es­te año se pro­duz­ca un re­sul­ta­do me­nor”, ex­pli­ca el es­tu­dio de Ege.

Du­ran­te el con­flic­to con el cam­po la ma­yo­ría de las em­pre­sas de Río Cuar­to y zo­na acom­pa­ña­ron con ex­pec­ta­ti­vas a la ba­ja en la to­ma de per­so­nal, e im­ple­men­ta­ron en va­rios ca­sos me­di­das de sus­pen­sión de tra­ba­ja­do­res por la fal­ta de li­qui­dez.

Tras es­te con­tex­to po­co alen­ta­dor, en el mes de agos­to se ob­ser­vó ma­yor es­ta­bi­li­dad en la eco­no­mía re­gio­nal y ello se vio re­fle­ja­do en el hu­mor de los em­pre­sa­rios fren­te a la con­tra­ta­ción de per­so­nal, sien­do ge­ne­ra­li­za­da la in­ten­ción de man­te­ner los tra­ba­ja­do­res ya em­plea­dos por las em­pre­sas.

“Ha­cia sep­tiem­bre se re­gis­tró una re­cu­pe­ra­ción aún ma­yor, con un mar­ca­do pro­nun­cia­mien­to en las in­ten­cio­nes de au­men­tar la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res por las em­pre­sas en to­dos los sec­to­res de ac­ti­vi­dad, fun­da­men­tal­men­te en la cons­truc­ción”, se­ña­la el es­tu­dio.

Sin em­bar­go, en oc­tu­bre el des­me­jo­ra­mien­to en las in­ten­cio­nes de em­plear tra­ba­ja­do­res se hi­zo evi­den­te y las ex­pec­ta­ti­vas de de­man­da la­bo­ral re­fle­ja­ron una ba­ja. En es­te sen­ti­do, la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­da por la si­tua­ción ac­tual de la eco­no­mía se ha tra­du­ci­do de ma­ne­ra ad­ver­sa so­bre las in­ten­cio­nes de con­tra­ta­ción de per­so­nal.

“El IEDL -Ín­di­ce de Ex­pec­ta­ti­vas de De­man­da La­bo­ral- mos­tró una va­ria­ción ne­ga­ti­va del or­den del 0,06% en oc­tu­bre, re­to­man­do la ten­den­cia a la ba­ja que se dio a par­tir de ju­nio de 2008. Cla­ra­men­te las ex­pec­ta­ti­vas en cuan­to a to­ma de per­so­nal bus­ca­ron re­cu­pe­rar el rit­mo de cre­ci­mien­to mos­tra­do a par­tir de no­viem­bre de 2007, pe­ro su evo­lu­ción fa­vo­ra­ble se vio obs­ta­cu­li­za­da por el con­flic­ti­vo pa­no­ra­ma del agro en los pri­me­ros me­ses del co­rrien­te año en la re­gión, se­gui­do por el ac­tual agra­va­mien­to de la cri­sis in­ter­na­cio­nal”, ex­pli­ca la Fun­da­ción Ege.

Si se com­pa­ra oc­tu­bre de 2008 con igual mes del año pa­sa­do, cla­ra­men­te el rit­mo de cre­ci­mien­to es me­nor. En sep­tiem­bre, el 85% de los em­pre­sa­rios di­jo man­te­ner el per­so­nal ac­tual en los pró­xi­mos me­ses, el 12% ma­ni­fes­tó sus in­ten­cio­nes de au­men­tar la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res y un 3% ase­ve­ró re­du­cir ma­no de obra en el pró­xi­mo tri­mes­tre.

Es­te úl­ti­mo da­to mues­tra la cla­ra me­jo­ría en las ex­pec­ta­ti­vas de con­tra­ta­ción con res­pec­to a ju­nio del co­rrien­te, don­de se re­gis­tró el ma­yor nú­me­ro de res­pues­tas ne­ga­ti­vas (17,9%). En oc­tu­bre, la dis­tri­bu­ción de las res­pues­tas es­tu­vo com­pues­ta por un 8% con in­ten­cio­nes de au­men­tar, un 9% ase­ve­ró que dis­mi­nui­ría per­so­nal en los pró­xi­mos me­ses, mien­tras que el res­tan­te 83% di­jo que man­ten­drá la can­ti­dad.

“Cla­ra­men­te es­to ilus­tra el de­te­rio­ro men­cio­na­do en com­pa­ra­ción al mes de sep­tiem­bre, ha­bien­do au­men­ta­do la can­ti­dad de res­pues­tas ne­ga­ti­vas fren­te a la con­tra­ta­ción de per­so­nal”, se­ña­la el in­for­me.

Al in­da­gar en re­la­ción a lo efec­ti­va­men­te ocu­rri­do en sep­tiem­bre, al­re­de­dor del 5% del to­tal de em­pre­sas con­sul­ta­das di­jo ha­ber au­men­ta­do la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res, mien­tras que un 7% afir­mó ha­ber­la re­du­ci­do. El 88% ma­ni­fes­tó no ha­ber re­gis­tra­do va­ria­ción.

En cuan­to a la com­po­si­ción de los tra­ba­ja­do­res que su­frie­ron va­ria­ción, se re­gis­tró una dis­mi­nu­ción de per­so­nal de plan­ta per­ma­nen­te del or­den del 5,8%, mien­tras que los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­rios dis­mi­nu­ye­ron un 1,4%. Asi­mis­mo, el au­men­to de tra­ba­ja­do­res per­te­ne­cien­tes a plan­ta per­ma­nen­te fue al­go ma­yor a la in­cor­po­ra­ción de tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­rios.

“Por otro lado, hoy por hoy puede resultar óptimo contratar personal en forma permanente ya que si bien pocos meses atrás había escasez de recursos, principalmente de aquella mano de obra especializada, el mercado ha cambiado ante la crisis permitiendo a las empresas incorporar personal altamente capacitado por salarios óptimos: los postulantes que pedían un salario desproporcionado cambiaron”, concluyó.

Las sensaciones en las distintas ramas de actividad

No to­das las ra­mas de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca reac­cio­na­ron del mis­mo mo­do an­te la cri­sis del cam­po y el si­guien­te tem­blor fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal.

La in­dus­tria, afec­ta­da por el de­sa­bas­te­ci­mien­to que cau­só el pa­ro agro­pe­cua­rio, vio pe­li­grar el man­te­ni­mien­to de la ma­no de obra em­plea­da obli­gan­do a mu­chas em­pre­sas, co­mo fri­go­rí­fi­cos, in­dus­trias aví­co­las, etc., a sus­pen­der per­so­nal. El nue­vo pa­no­ra­ma de cri­sis ha da­do lu­gar a un diá­lo­go per­ma­nen­te en­tre em­pre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res en el ám­bi­to lo­cal, con el ob­je­ti­vo de con­sen­suar es­tra­te­gias an­tes de pro­du­cir­se des­pi­dos o sus­pen­sio­nes.

El sec­tor más afec­ta­do por es­te su­ce­so lo cons­ti­tu­ye la in­dus­tria en su con­jun­to, fun­da­men­tal­men­te la ra­ma au­to­mo­triz y au­to­par­tis­ta, que han vis­to dis­mi­nui­das sus ven­tas en el ex­te­rior así co­mo la caí­da en el mer­ca­do in­ter­no. Tam­bién el sec­tor de la cur­tiem­bre ha su­fri­do la si­tua­ción de cri­sis a ni­vel mun­dial y sus efec­tos so­bre el rit­mo de ac­ti­vi­dad.

“Ca­be aquí traer a co­la­ción el cre­ci­mien­to del dé­fi­cit en pro­duc­ción res­pec­to a la im­por­ta­ción de paí­ses co­mo Bra­sil. An­te la de­va­lua­ción de su mo­ne­da, los pro­duc­tos bra­si­le­ros han ga­na­do com­pe­ti­ti­vi­dad, lo cual plan­tea una nue­va res­tric­ción y agu­di­za el re­cla­mo de los in­dus­tria­les por una de­va­lua­ción del ti­po de cam­bio”, se­ña­la la Fun­da­ción Ege en su in­for­me.

El co­mer­cio

En cuan­to al sec­tor co­mer­cio, se ha re­gis­tra­do una re­ce­sión en los pro­duc­tos de lí­nea blan­ca co­mo con­se­cuen­cia de la pa­ra­li­za­ción del con­su­mo por la su­ba de la in­fla­ción y la de­sa­pa­ri­ción del ac­ce­so al cré­di­to, lo cual ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre fren­te al man­te­ni­mien­to del per­so­nal em­plea­do. Sin em­bar­go, no se han re­gis­tra­do des­pi­dos en es­te sec­tor de la ciu­dad.

“Por el la­do de la cons­truc­ción, el pa­ra­te a cau­sa de la rea­li­dad ac­tual se su­ma al con­flic­to por las cons­truc­cio­nes en la ciu­dad que in­vo­lu­cra a los re­pre­sen­tan­tes de gre­mios del sec­tor, em­pre­sa­rios y go­bier­no lo­cal. El con­flic­to que se vio agu­di­za­do en los úl­ti­mos me­ses del año le agre­ga in­cer­ti­dum­bre al pa­no­ra­ma ya in­cier­to que ti­ñe la rea­li­dad lo­cal por es­tos días”, ex­pli­ca el in­for­me de la Fun­da­ción.

Por úl­ti­mo, el es­tu­dio se­ña­la que “la úl­ti­ma me­di­ción vuel­ve a mos­trar un des­me­jo­ra­mien­to en la ten­den­cia ge­ne­ral de las ex­pec­ta­ti­vas de de­man­da la­bo­ral en to­dos los sec­to­res con res­pec­to a sep­tiem­bre, sal­vo en la in­dus­tria, que vuel­ve a cons­ti­tuir­se en la ex­cep­ción.

Comentá la nota