Uno de cada 4 empleados teme perder el trabajo durante 2009

Es por los efectos de la crisis internacional que podría aumentar el desempleo local. Expectativas negativas.
Según un estudio privado, el 24,6 por ciento de los trabajadores teme perder su empleo durante este año.

Con la desaceleración de la economía pronosticada para este año por economistas privados, se prevé que la desocupación podría subir este año, mientras que los salarios perderán ante la inflación y el consumo seguiría decayendo.

Un informe del Centro de Economía Regional y Experimental (CERX) consigna que "las empresas comenzaron enero ajustando sus planteles de empleo para enfrentar menores niveles de demanda. Esto se observa en empresas grandes y medianas, que están desafectando personal temporario y contratados".

Y mencionan que "las firmas más chicas 'aguantan' sus empleados por la alta incidencia que significa un despido en su ecuación de costos".

Bajo este análisis indican que este año, el desempleo se ubicará en 9,3%, lo que marca una suba considerable respecto de la última medición, en la que dio 7,8%.

Si este pronóstico se cumple, habrá 219.630 nuevos desocupados, "una masa sustancial de gente que dejará de consumir", dicen.

Así, la encuesta realizada por la consultora indica que "el 24,6% de los asalariados teme perder su empleo". Por ello, "la tendencia que se impone en 2009 es moderarse en el consumo, ahorrar más y endeudarse menos".

Además prevén que, como en 2008, los precios en 2009 le volverán a ganar a los salarios y en el resultado final quedará una caída en el poder adquisitivo del salario de 3%, que también incidirá negativamente sobre el consumo.

A esto se suma que, en medio de la crisis, las empresas apuntan a sustituir mano de obra por capital. "La base para sobrevivir en una economía de 'bajo consumo', es la diferenciación", dice el informe. Esto se traduce en que las pymes que tienen capital invierten para mejorar su competitividad. "Frente a un costo laboral en aumento y un dólar real que aún se aprecia, el capital vuelve a ganarle a la mano de obra", mencionan.

El temor al desempleo juega en contra del consumo y en favor del ahorro. La consultora señala que en 2006 y 2007 el ahorro fue postergado por las fuertes subas de precios que impulsó al público a ganarle a la inflación 'gastando'. Pero en 2008, "frente a los vaivenes económicos, el público eligió ahorrar en dólares como refugio".

Ahora, "la mayor parte del público planea consumir este año lo mismo o menos que en 2008, hay baja predisposición a tomar deudas y las familias se van sintiendo cómodas con este esquema de gastar menos y ahorrar más".

El economista Dante Sica menciona que en un año, las expectativas de los consumidores se deterioraron 30%. "Las perspectivas son poco alentadoras. Y a pesar del paquete de anuncios del Gobierno, todavía no hay un repunte de las expectativas", opina. CC

Comentá la nota