Es cada vez más difícil cobrar las infracciones

Sólo el 30 por ciento de los conductores paga en forma voluntaria. Ante el resto se llega a recurrir a la Justicia
De cada cien infracciones que se labran en la Ciudad sólo son pagadas de manera voluntaria alrededor de treinta. Así lo muestran las estadísticas que maneja la Comuna local, de cuyo análisis se desprende que el cobro del setenta por ciento de las sanciones económicas sólo se logra luego de reiterados llamados y citaciones, que en no pocos casos incluyen la intervención de la Justicia.

Según admite Francisco Grisolía, director de la Justicia de Faltas local, "del total de multas sólo aproximadamente al 30% se las paga de forma voluntaria o cuando se quiere realizar algún tipo de trámite municipal y 'salta' la deuda. Para el resto, hay que hacer más de una citación. Y eso lleva a que haya quienes por negarse una y otra vez han terminado en la Justicia Civil y Comercial, pagando no sólo la multa sino las costas del abogado interviniente en la causa".

De acuerdo con las normas que marcan pautas a seguir por las autoridades en caso de detectar infracciones, cuando los agentes comunales labran el acta de comprobación, deben -de ser posible- notificar en el acto al transgresor. Sin perjuicio de esto, a partir de ese momento entra a correr un plazo de sesenta días para remitir la copia de ese documento acompañada por detalles sobre la opción del pago voluntario permitido. Si persiste la mora, el infractor es emplazado para acudir a la Justicia de Faltas a hacer su descargo. Entonces, el juez a cargo de la causa debe resolverla dentro de los veinte días, prorrogables por otros tantos "por razones debidamente fundadas".

En los últimos dos meses -concretamente desde el primer día de agosto hasta la fecha-, se labraron más de once mil actas de tránsito; teniendo en cuenta que la multa más baja -que se corresponde con ignorar el pago del estacionamiento medido- tiene un monto mínimo de $120, queda claro que el conjunto de los infractores le debe al fisco sumas astronómicas.

MODIFICACIONES

Durante los últimos tiempos, el municipio introdujo varias modificaciones en el esquema de castigos y estímulos vinculados con el incumplimiento de las normas de tránsito. Las dos más relevantes estuvieron vinculadas con un endurecimiento de las sanciones, por un lado, y una modificación en la forma de pagarlas por el otro.

En los primeros días de agosto, con el objetivo de poner coto a las incontables infracciones de tránsito que son habituales en el centro platense, la Comuna diseñó una nueva escala sancionatoria. En este contexto, se subieron los mínimos a $160, se bajaron levemente los topes, y se decidió que la reiteración por triplicado de faltas catalogadas como "graves" llevara a la inhabilitación para conducir.

La medida, que puso al municipio en sintonía con el decreto provincial que homologa el sistema con el código de tránsito nacional, borró uno de los "estímulos" que se habían concedido a quienes se acogieran al pago voluntario: ya no existe más la posibilidad de liberarse de antecedentes "graves". Aunque sigue en pie el descuento del 50 por ciento, el tradicional "blanqueo" se acabó.

11.000

Desde el primer día de agosto hasta la fecha, se labraron más de once mil actas de tránsito; la multa más baja corresponde a ignorar el pago del estacionamiento medido y tiene un monto mínimo de $120.

Comentá la nota