Cada vez cuesta más vender autos usados: esperan que bajen de precio

Las concesionarias reconocen que las operaciones cayeron entre un 22 y un 30%
La Cámara de Comercio Automotor reconoció que en febrero las ventas de usados cayeron un 22%, aunque sostienen que en las concesionarias el porcentaje llegó a 30% en relación al año anterior.

Las estadísticas evidencian una debacle que, en el relato de quienes la padecen, suena peor.

El lamento fue la reacción inmediata de todos los dueños y vendedores de las 10 concesionarias de autos usados que visitó Clarín. Diversos propietarios consultados por este diario aceptaron que les está costando mucho desprenderse de su automóvil.

Los argumentos de los vendedores: "el panorama pinta muy mal", "la gente quiere vender por más de lo que el mercado está dispuesto a pagar", "el freno en usados repercute en un estancamiento de los 0 kilómetro"...

En avenida La Plata 2045, Carlos Bunge se reía resignado al recordar que el año pasado "vendía más o menos 7 autos por mes" y éste no vendió ninguno. Se pregunta en voz alta cómo puede ser que ese Renault Clío, "impecable, full full, de única mano", que ya lo rebajó en 2.000 pesos, no salga.

Carlos jura que no exagera ni un poquito cuando afirma que la venta cayó un 50%. "¡Que 50%! ¡El 90%, si no se vende nada!", salta Irma, la mujer, que aparece en la puerta, entre los autos con carteles que pretenden atraer la mirada de los potenciales compradores que nunca llegan.

Justo en frente está Jorge Luis Gali Automotores. El hijo del fundador, Hernán, coincide con su vecino en que el mercado se paró No se atrevió a poner una cifra, pero afirmó que "se nota muchísimo en el ánimo de la gente" y que "sólo en el 2001" vio "una situación así".

En Capital el panorama está claro: los autos usados no marchan, o van marcha atrás.

En Avellaneda, Mauro tiene su propia explicación. Las ventas de los 0 km se trabaron porque como el dueño no logra colocar su auto, no tiene plata para comprar el nuevo. Y arriesga como cifra de merma un 60%.

En toda la recorrida, Clarín escuchó la queja, más que queja desconsuelo, de los vendedores que ya no saben a qué argumento recurrir para lograr colocar aunque sea uno. ¿Por qué? ¿Será que el plan de 0 km del Gobierno es un éxito y ahora todo el mundo anda estrenando coche? No. No es eso. "Es que está muy raro todo", se limita desde Independencia 2838 Leonardo Herman, que reconoce que muchas concesionarias ya no toman un auto viejo como pago de uno nuevo.

Desde el local de automóviles San Jorge, Gerardo Delso explica un poco más: "Lo que pasa es que es muy diferente lo que la gente pide por el vehículo de lo que vale realmente. Los usados están muy caros. "Hoy hay bonificaciones en los 0 km de un promedio del 6%, eso repercute en el valor del usado, pero la gente no lo quiere aceptar". Gastón Hirsh acuerda en el diagnóstico sentado en su escritorio de San Juan 1669: "Los usados están caros, casi no hay diferencia entre un 0 km y un usado. Por eso no se venden".

Comentá la nota