Uno de cada cuatro empleados está en negro

El 25% de los asalariados del conglomerado Neuquén-Plottier no está registrado por su empleador. El trabajo rural, la construcción, el comercio y los servicios domésticos son los sectores más afectados.

La cifra se mantiene por debajo de la media nacional, que es del 36%, y por encima de la patagónica, que alcanza el 21%.

Neuquén > Uno de cada cuatro asalariados neuquinos trabaja en negro, según el informe desagregado de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC correspondiente al tercer trimestre de 2009.

El relevamiento mide la tasa de actividad en las personas mayores de 14 años en el conglomerado Neuquén-Plottier, donde el 25% de los empleados no está registrado formalmente, es decir que no hace aportes jubilatorios.

La cifra muestra un descenso en comparación con años anteriores y se mantiene por debajo de la media nacional, que es del 36%. Sin embargo, a nivel regional, es una de las peores de la Patagonia y se encuentra por encima de Comodoro Rivadavia (18%), Río Gallegos (17%) y Ushuaia (11,5%).

De todas formas, la medición no alcanza a aquellos cuentapropistas que no están registrados como monotributistas, que engrosan las filas del trabajo en negro tanto en la provincia como el país.

Sectores vulnerables

Para la economista e investigadora de la Universidad del Comahue, Graciela Landriscini, existen ciertos sectores de la economía regional que son los más vulnerables al empleo informal.

"Hay trabajo rural que no siempre está declarado, sobre todo cuando es estacional. Algo similar ocurre en la construcción, aunque ahora la AFIP está controlando mucho. También está el caso del pequeño comercio o microempresas familiares, donde se toma gente cuando sube el nivel de actividad, o bien el de las actividades de servicio como jardineros o empleadas domésticas", detalló la especialista.

Tiempo de crisis

A su vez, Landriscini destacó que la vulnerabilidad del trabajador no registrado es mucho mayor en tiempos de crisis, como la que se está viviendo a nivel mundial.

"Al achicar, el ajuste siempre cae primero sobre los trabajadores en negro porque no hay que hacer indemnizaciones", sostuvo Landriscini. Explicó que, en general, el empleo informal suele aumentar en el período de transición hacia la normalización de la economía. "A la salida de una crisis puede haber un aumento del empleo informal mientras se especula si la recuperación es sólida.", detalló.

Por otra parte, la especialista detalló que para combatir el trabajo en negro es necesaria una política estructural a largo a plazo consensuada por todos los sectores. "La pura persecución o la baja de las cargas fiscales no alcanza", argumentó.

"Don Carlos", el blanqueo y la crisis

Neuquén > "Tudo bom, tudo legal, ahora están en blanco, muchachos", les dice Don Carlos a sus obreros en el spot televisivo de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). La intención, claro está, es fomentar que los empleadores registren a sus trabajadores.

Según dijo la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner días atrás, el plan lanzado por el organismo nacional permitió que más de 500 mil empleados regularicen su situación.

Sin embargo, el trabajo en negro cayó este último año sólo 0,4 puntos ya que en julio de 2008 era de 36,4% y la última medición lo ubica en 36%.

Pérdidas

Esa reducción, podría deberse más a la pérdida de puestos de empleo que a la regularización.

Un estudio del Centro de Estudios para el Desarrollo Argentino (CENDA) calculó que desde el último trimestre de 2008 hasta el segundo de 2009 (el epicentro de la crisis financiera internacional) se destruyeron 134 mil puestos de trabajo del sector informal en todo el país.

Comentá la nota