Cada vez es más caro llenar el tanque: vuelven a aumentar la nafta y el gasoil

En Capital y el Gran Buenos Aires, realizaron subas cercanas al 4%. La medida todavía no abarca a todas las estaciones. En YPF aseguran que son ajustes técnicos
Dos semanas después del aumento de hasta un 5,5% que las petroleras aplicaron en el precio de los combustibles, comenzaron a registrarse nuevas subas en estaciones de Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Esta vez, los retoques oscilan entre un 0,6% y un 3,7% y hasta el momento no abarcaron a todas las bocas de expendio.

"Los aumentos de precios del fin de semana en Capital y Gran Buenos Aires, en parte, son para achicar la brecha con respecto al interior del país", confirmó Raúl Castellano, vicepresidente de Cecha, una de las cámaras con representación nacional.

Allegados a Fecra, que reúne a la mayor cantidad de las estaciones de servicio del país, también confirmaron las subas.

En YPF explicaron que no se trata de un nuevo aumento sino de un "reacomodamiento general en el marco de las subas del lunes 23 de marzo".

A modo de ejemplo, en Capital, el dueño de una estación de servicio YPF aseguró que a mediados de la semana pasada llevó la nafta súper hasta los $ 2,872 el litro, un 2,6% por encima del valor anterior, mientras que comenzó a cobrar $ 2,082 por el litro de gasoil, un 3,78% más caro.

Esso siguió un camino parecido. El titular de una boca de expendio de esa marca confirmó que llevó el litro de súper a $ 2,869, un 2,5% más, y aplicó un porcentaje similar al gasoil, hasta los $ 2,099.

En Shell, en tanto, aseguraron que "estamos evaluando los movimientos del mercado".

En el sector no pudieron confirmar aumentos de precios hasta el momento en las estaciones Petrobras de Capital (la empresa prefirió no hacer comentarios), si bien aclararon que "seguramente seguirá los ajustes del resto".

En provincia se registraron subas de precios en bocas de expendio de esa bandera. En Banfield y en Temperley, por ejemplo, la súper subió un 2,45% con respecto a su precio anterior, hasta los $ 2,96 el litro.

En la zona Oeste del Gran Buenos Aires, por caso, los propietarios de dos estaciones de servicio YPF reconocieron que llevaron el litro de súper hasta los $ 3,019, un 0,66% por encima del valor anterior. Y el gasoil trepó un 1,33%, hasta los $ 2,269. "El aumento se aplicó el jueves por orden de la petrolera, y modificamos los precios el viernes", explica un expendedor.

Esso también realizó ajustes el viernes en provincia.

Las petroleras aseguran que los aumentos están destinados a cubrir las pérdidas que les genera la devaluación. Eso se debe a que un 65% de sus costos están vinculados al precio del petróleo, que cotiza en moneda estadounidense. De manera que su poder de compra perdió un 7,24% desde diciembre, debido al encarecimiento del dólar, que ayer cerró a u$s 3,70.

Entre los expendedores, sin embargo, no mostraron optimismo tras el último ajuste. Rosario Sica, titular de Fecra, aseguró que "casi no nos toca nada de este aumento".

Se trata de un sector que registró el cierre de unas 2000 estaciones de servicio en los últimos dos años. "Estamos todavía esperando una respuesta del Gobierno a nuestros reclamos de mejora de la rentabilidad", completó la directiva, que pidió mayores márgenes para que el sector se haga cargo de aumentos salariales.

Comentá la nota