Cada día, los autoconvocados suman más gente a sus protestas

Los profesionales y empleados autoconvocados del Sistema Provincial de Salud, realizaron ayer una multitudinaria marcha en el marco del plan de lucha que llevan adelante por aumentos salariales.

Los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad prometieron y cumplieron. Anunciaron que la de ayer sería la marcha de protesta más grande de todas las que organizaron, y así fue.

Más de 4.000 personas de todos los centros asistenciales de la provincia, contando a representantes de partidos políticos y organizaciones sociales que se sumaron a la protesta, colmaron la plaza Independencia.

Lo hicieron con crespones y globos negros en señal de luto por el estado del sistema sanitario, además de mostrar un gran ingenio a la hora de llevar pancartas y cotillón alusivo, con duras críticas hacia el gobernador José Alperovich y la clase política en general.

Desde la Casa de Gobierno observaron, impotentes, una nueva demostración de fuerza y unidad de los profesionales que llegó hasta las puertas mismas del custodiado palacio gubernamental.

Alperovich, quien viajó a Buenos Aires, seguramente fue informado al instante por sus colaboradores. El conflicto, que ya lleva siete semanas, no se disipa con el correr de las horas. Todo lo contrario, no hace más que incrementarse ya que cada vez quedan menos interlocutores para trabajar en un acercamiento entre las partes luego del fracaso de las negociaciones que llevó adelante monseñor Héctor Villalba.

Encima, cada medida que toma el Gobierno provincial, como la denuncia penal ante un supuesto abandono de persona, no hace más que incrementar la ontrariedad de los autoconvocados. Ayer, muchos médicos que conocían las movilizaciones de protestas sólo por haberlas visto por televisión, decidieron salir a la calle. Un síntoma de que la crisis es profunda y los poderes del Estado, especialmente el Ejecutivo ya que el Legislativo mira para otro lado, no encuentran respuestas.

La marcha de ayer se realizó además en el marco de un paro nacional que fue convocado en 18 provincias argentinas por la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA). Numerosos delegados de otras provincias, como las vecinas Salta y Santiago del Estero, se sumaron a los tucumanos.

Desde hace dos meses los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad, reclaman una recomposición salarial del 100 por ciento sobre la base de cálculo, la titularización del personal contratado, el pago del 82 por ciento móvil jubilatorio y la bonificación por insalubridad, entre otras reivindicaciones.

Jorge Yabkowski, presidente de la Fesprosa, estuvo presente durante la manifestación y destacó la "valentía" de los autoconvocados. Por su parte, los medios nacionales, resaltaron que el plan de lucha se lleva delante sin el apoyo de los sindicatos naturales.

En tanto, la delegada del Hospital de Niño Jesús, Estela Di Cola, dijo que los reclamos ante la Justicia local por supuestos abandono de personas, son denuncias al aire que no tienen consistencia. "Nosotros no abandonamos a nadie y mucho menos a nuestros pacientes que son atendidos al máximo", sostuvo.

Hay que se destacar que se dispuso un notable operativo policial en las adyacencias de la Casa de Gobierno para controlar el desarrollo de la movilización. Por otro lado, los autoconvocados informaron que seguirán las asambleas informativas en cada hospital y no se descarta endurecer la medida de protesta. Algunos delegados presentarían como iniciativa la posibilidad de hacer sentir el malestar en el Interior.

Para ello, convocarían a una marcha al Hospital de Aguilares para el próximo lunes. Asimismo, el martes prepararían una movilización por la avenida Aconquija, en Yerba Buena. Mañana a las 13.00, se realizará una nueva asamblea general en el Centro de Salud y allí definirán como continuarán las medidas de fuerzas.

El paro a nivel nacional tuvo un alto nivel de acatamiento

La Federación Sindical de Profesionales de la Salud (FESPROSA) realizó ayer un paro por 24 horas en los hospitales públicos de todo el país y el acatamiento fue de un 95%, según las estimaciones de Hugo Amor, titular de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud. El reclamo busca mayor presupuesto para el sector, un aumento salarial del 22%, el pase a planta permanente de empleados contratados y la creación de nuevos cargos.

La medida, que afectó a unos 50 mil profesionales de la salud de 200 hospitales y a otros 500 centros sanitarios, incluyó también un programa de movilizaciones nacionales. Amor afirmó que "el paro conjunto que llevamos adelante tanto los profesionales de la salud como los trabajadores de ATE tiene un acatamiento del 95 por ciento".

"Se mantienen las guardias, los internados y las prestaciones que no son postergables como los oncológicos y los embarazos de alto riesgo", precisó el titular de FESPROSA, Jorge Yabkowski.

Desde Tucumán, el sindicalista reiteró su reclamo al ministro de Salud, Juan Manzur, para que reciba a la agrupación con el objetivo de "discutir la situación por la que atraviesan 100 mil profesionales que trabajan en el Sistema Público de Salud". "Ya realizamos el tercer pedido de entrevista a Manzur y no nos contestó", dijo el médico.

"A la situación de inequidad y atraso salarial que sufren la mayoría de las provincias, los residentes y profesionales del plan comunitarios-salud familiar se agrega un creciente grado de precarización laboral y ausencia de carreras sanitarias que es preocupante".

Comentá la nota