7 de cada 10 argentinos se prepara para recortar gastos

El 60% afirmó, además, que este año perderá la capacidad de ahorro. Son los resultados de una encuesta que realizó la consultora TNS Gallup para conocer las percepciones de la población sobre la crisis financiera internacional.
Viviendo al día. Así se ve el 70% de los argentinos en el 2009: recortando gastos y en menor medida, un 60%, sin capacidad de ahorro. Según un informe que difundió hoy la consultora TNS Gallup, siete de cada diez compatriotas piensa que la crisis financiera internacional desatará una recesión global que afectará de lleno al país, a tal punto que el 50% de los entrevistados considera que deberá trabajar más para cubrir sus gastos.

El informe incluye entrevistas comparativas con encuestados de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, México y Australia, consultados en diciembre de 2008.

Las percepciones argentinas sobre una posible recesión a nivel local fueron similares a las registradas en los otros países: en Francia, el 74% de los entrevistados afirmó que su país sufrirá ese mismo proceso tras la crisis, en sintonía con el 66% de los alemanes y los estadounidenses consultados.

Los británicos se posicionaron los más pesimistas: el 81% prevé una recesión, frente al 43% de los australianos y el 46% de los mexicanos, que imaginan ese escenario.

Entre los argentinos, a mayor nivel educativo más conciencia sobre los posibles efectos expansivos de la hecatombe mundial. El 65% de los que vaticinó períodos recesivos tiene estudios primarios completos frente al 84% que acredita educación superior completa.

En cuanto a la duración de la crisis todos los encuestados, sin diferencias de nacionalidad, coincidieron en que superará, ampliamente, el año. Uno de cada diez argentinos dijo que durará como mucho seis meses o que “lo peor ya pasó”; dos de cada diez le calculó un año; y cuatro de cada diez, se prepara para atravesar una época de vacas flacas de entre un año, dos o más.

Los encuestadores advirtieron que sobre este punto, la incertidumbre también ranqueó fuerte: el 30% de los entrevistados nacionales no supo qué responder frente a la pregunta.

El impacto que genera la crisis en el lugar de trabajo también dejo sin respuesta a más de uno: cuatro de cada diez encuestados no supo decir en qué medida afectará a la empresa que lo emplea mientras que el 20% anticipó que la situación “será peor” y el 30%, cauto, no anticipó cambios.

Comentá la nota