Cactu exige que los cañeros exporten por su cuenta

La entidad que agrupa a productores no participa del esquema comercial que diseñaron industriales con otras instituciones cañeras. Los incumplimientos en que supuestamente incurrió el sector industrial en el pago de las exportaciones de 2008 preocupa a los agricultores. Antecedentes judiciales
La dirigencia del Centro de Agricultores Cañeros de Tucumán (Cactu) exigió ayer que sean los propios agricultores los que exporten el azúcar necesario para mantener equilibrada la oferta y la demanda del producto en el mercado interno. Reclamó, además, que esa responsabilidad no recaiga en la industria que, según los productores, podría incumplir con la liquidación de las exportaciones a los cañeros, como hicieron varios ingenios en la última campaña. "Nos hacen aparecer como que no queremos participar de este esquema, cuando no es así. Hemos cumplido a través de estos años nuestros compromisos de exportación; la industria ha faltado al compromiso, y tanto es así que todavía existen deudas al sector cañero por parte de la industria", indicó el presidente de Cactu, Humberto Gordillo.

Acompañado por el vicepresidente de la institución, Otto Gramajo, y por el resto de la comisión directiva de Cactu, Gordillo enfatizó en que la entidad se retiró de la mesa de seguimiento de las exportaciones de azúcar por no compartir los criterios que proponían los dueños de los ingenios argentinos para este año. Los industriales acordaron con un sector de cañeros tucumanos, salteños y jujeños que este año les retendrán un 3% del azúcar que se elabore en la presente zafra para ser exportada, mientras que otro 10% quedará inmovilizado para la venta externa si el mercado lo requiere; que otro 4% se destinará para fraccionamiento en el marco de un acuerdo con el Gobierno nacional.

"En este momento el cañero no tiene la seguridad de que va a cobrar, porque si ya incumplieron en la zafra 2008, es posible que este año se vuelva a caer en incumplimientos", expresó Gordillo.

"Van a retener los azúcares del sector cañero, con lo cual se desvirtuará también el contrato de maquila. Deberían permitir que el sector cañero pueda realizar la exportación por sí solo, a los efectos de poder percibir los importes posteriores. En todo caso, después le acercará al sector industrial los certificados de exportación", añadió. El titular de Cactu precisó que el contrato de maquila "establece que el azúcar de maquila es común tipo A, o sea que puede exigir la entrega de los azúcares".

"Ya tuvimos antecedentes judiciales, como en el concurso del ingenio Concepción, en que tuvieron que entregarle los azúcares a los cañeros. También pueden pedir los crudos, si el cañero acuerda con el industrial que le elaboren este tipo de azúcar", recalcó Gordillo. La dirigencia de Cactu recomendó a sus asociados que no se dejen retener el azúcar del 10%, para una eventual exportación futura. "Normalmente, el cañero de Cactu se ‘sienta’ sobre sus azúcares y no los vende al mercado interno a la espera de la suba de los precios. Sería irresponsable decir que les dejen los azúcares a la industria, porque desconocemos la situación económico-financiera de los ingenios, y no podemos arriesgarnos", concluyó el presidente de Cactu.

Comentá la nota