Los caciques del PJ se reunieron con Jaque y exigieron cambios drásticos.

El Gobernador los convocó y el encuentro fue anoche. El único ausente fue Bermejo. Algunos piden la cabeza de varios funcionarios, como Migliozzi, Saracco y Lima. Otros apuntan a Cazabán.
Tras la derrota del domingo, los intendentes justicialistas fueron anoche a Casa de Gobierno y le pidieron al gobernador Celso Jaque que hiciera cambios estructurales de gestión y que renovara ministros. El gran ausente en el encuentro fue el intendente de Maipú, Adolfo Bermejo, que encabezó la lista de candidatos a senadores nacionales y fue quien puso la cara tras el revés electoral.

La reunión estaba prevista para las 20 y fue el mismo Gobernador quien la convocó. Durante la mañana, estuvo analizando la caída en las urnas con algunos de sus ministros. "Podría haber cambios de funcionarios pero en los próximos días", dijeron desde su entorno.

Pero después de las 20 fueron llegando a Casa de Gobierno los jefes comunales justicialistas y, de acuerdo al perfil de cada uno, hicieron públicos los planteos que le ofrecieron al Gobernador minutos después. El primero en arribar fue el sanrafaelino Omar Félix, quien se postuló como diputado nacional y desde ese lugar marcó diferencias con el Gobierno y con los "azules", el sector más poderoso del partido, al que pertenece Bermejo.

Al llegar al edificio de la calle Peltier, Félix criticó la campaña que el partido desarrolló a nivel provincial y la diferenció de la que él hizo a nivel municipal, en donde triunfó. Por la mañana, en su departamento, también hizo declaraciones (ver aparte).

Muchos de los jefes comunales hablaron de autocrítica y de la necesidad de cambio. Por lo bajo, desde algunas comunas confesaron que pedirían con urgencia el recambio de la directora general de Escuelas, Iris Lima; del ministro de Producción, Guillermo Migliozzi y del ministro de Salud, Sergio Saracco.

Otros apuntaron directamente contra el secretario general de la Gobernación, Luis Alejandro Cazabán por haber "ideado una campaña sucia en contra el cobismo" que no trajo más que malos resultados.

El intendente de Las Heras, Rubén Miranda intentó bajar el tono a la pulseada. "Pido prudencia, pero sé que hay que cambiar cosas en todos los niveles", sostuvo. En tanto, el intendente de Guaymallén, Alejandro Abraham (un aliado de Félix) se autocuestionó por no haber sido capaz de "pegar la gestión municipal" en la campaña.

Uno de los más críticos fue el intendente de San Martín, Jorge Omar Giménez, quien forma parte del sector "azul". El sanmartiniano, que también sufrió la derrota en su comuna, dijo: "Hay algunas cosas que no están bien, habrá que revisar para corregir. Hemos perdido todos. Cada uno debe hacerse cargo de lo que le toca".

La misma postura tomó el intendente Roberto Righi, de Lavalle, : "Tenemos que analizar los errores que se cometieron a nivel municipal, provincial y nacional".

El santarrosino Sergio Salgado le quitó importancia a la derrota (dijo que se trabajó "mucho en la campaña"); el tupungatino Joaquín Rodríguez reconoció las responsabilidades compartidas (sostuvo que "todos" tienen culpa) y el alvearense Juan Carlos De Paolo apeló al humor para definir en encuentro. "Se trata de una terapia de grupo", bromeó.

La silla vacía fue la de Bermejo. A través de su vocero, el senador nacional electo avisó que tenía un compromiso familiar (una cirugía de su hermano y secretario de Gobierno y por eso no podía estar en la reunión). Su ausencia generó suspicacias en Casa de Gobierno, teniendo en cuenta que el Gobernador no lo acompañó el domingo en la noche para reconocer la derrota, y además, por las diferencias con Félix.

Según sostienen sus laderos, la idea que tiene el Gobernador es que el "período de reflexión" del que habló el domingo para reconocer la derrota en los comicios, se extienda por esta semana. De acuerdo a los comentarios en Casa de Gobierno, ingresaría en un tiempo de consultas que lo llevaría redefinir nombres de funcionarios e incluso también el esquema de las áreas de Gobierno.

Cuando Jaque asumió en diciembre de 2007, mandó a la Legislatura una nueva ley de Ministerios que significó un diagrama renovado de funciones dentro del Gabinete, para diferenciarse del ex gobernador Julio Cobos. Con los aplastantes resultados encima, Jaque analiza hacer retoques en ese sentido.

Por ahora, sólo hay pases de factura y las definiciones serían tomadas con el transcurrir de los días.

Comentá la nota