Los caciques del PJ, detrás de un acuerdo para después de junio.

Schiaretti, Reutemann y el caudillo entrerriano Busti aceleraron sus contactos en los últimos días. Buscan consolidar un eje entre las provincias del centro. Y aspiran a contribuir a la gobernabilidad, pero a la vez, diferenciarse del kirchnerismo.
Un eje político se consolida en el centro del país con la mirada puesta en el 29 de junio. Lo conforman Juan Schiaretti, Carlos Reutemann y Jorge Busti, que en los últimos días intensificaron sus conversaciones sobre el futuro del justicialismo. No son los únicos peronistas que piensan en el día después de las elecciones, pero por el peso de sus distritos y por lo avanzado de su trabajo en común, parecen haber tomado la delantera en la construcción del poskirchnerismo.

Fuentes próximas a Reutemann indicaron que el ex piloto tuvo un contacto con Busti en Paraná, el jueves último, en esa dirección. Y que mantuvieron una conversación telefónica con Schiaretti. Busti, sin embargo, lo negó.

Lo del gobernador de Córdoba y los ex de Santa Fe y Entre Ríos no es nuevo. Tuvo sus orígenes en la batalla por la resolución 125 del año pasado, cuando el PJ de esos tres distritos unió sus fuerzas para plantarse contra las retenciones móviles impulsadas desde la Casa Rosada. Aunque nunca terminaron de cortar amarras con Néstor Kirchner y se mantuvieron dentro del PJ oficial, los tres hombres fuertes del peronismo en la región centro siguieron tomando distancia de Olivos y avanzando en el armado de un espacio autónomo.

El siguiente paso es consolidar el trabajo conjunto en el Congreso. Reutemann marcó el camino al llevarse a su tropa del Frente para la Victoria y constituir "Santa Fe Federal". Schiaretti seguirá sus pasos conformando el bloque "Córdoba Federal" con los legisladores que ingresen por la lista que armó sin los K cordobeses. Lo de Busti es más complejo, porque sigue un camino sinuoso que lo llevó a cerrar ayer un acuerdo con el gobernador Sergio Urribarri para no romper el PJ e ir juntos a las elecciones. Pero sus hombres en el Congreso coordinarán acciones con los "federales" santafesinos y cordobeses.

"El 29 comienza otra historia, y yo no oculto que me parece que la mejor opción que tenemos los peronistas para 2011 es Carlos Reutemann", dijo Busti a Clarín. Ya comprometió su presencia en actos del Lole en Santa Fe y de Eduardo Mondino, el candidato a senador de Schiaretti en Córdoba.

En el peronismo, algunos vaticinan que en estos hombres, junto al chubutense Mario Das Neves y el sanjuanino José Luis Gioja, está el germen de una nueva liga de gobernadores que apuntale la gestión de Cristina Kirchner y garantice la gobernabilidad hasta el final de su mandato. Claro que ahí ya aparecerían las primeras divergencias, porque Das Neves y Gioja no ocultan sus propias aspiraciones presidenciales.

En Salta se reunió el viernes otro grupo de peronistas abiertamente anti K. Convocados por Juan Carlos Romero y Ramón Puerta, se juntaron los líderes tradicionales del peronismo de diez provincias del NOA y el NEA que habían sido desplazados por el kirchnerismo y que sienten que es hora de acelerar motores para el regreso.

"El peronismo ya se le fue a Kirchner. Sólo le quedan sus asalariados, gobernadores e intendentes, por necesidad o miedo. Pero el 29 tendrá que dejar la conducción del PJ en manos de los ganadores", se escuchó decir a una de las figuras del encuentro, al que también se sumó el ex gobernador bonaerense Felipe Solá, él ya en su propia carrera por sumar aliados de cara a 2011.

El otro gran jugador que blanqueó hace pocos días las expectativas que tiene puestas en el 29 de junio fue Eduardo Duhalde cuando anunció: "Este año me voy a hacer cargo de la conducción del Partido Justicialista". Y abrió otro frente de disputa en el incipiente poskirchnerismo: si en algo coinciden los referentes del eje peronista de la región Centro con los del NOA y el NEA es en que Duhalde ya fue.

Hasta en el Congreso del PJ bonaerense del viernes, donde con más o menos entusiasmo se juró lealtad a Kirchner, la mayoría coincidía en que el 29 "comienza un nuevo país". Y que el santacruceño necesita ganar en la Provincia para tener voz y voto sobre el futuro.

Comentá la nota