Un cacho más cerca.

BOCA: Bianchi le acercó la contraoferta de Boca a Cacho Recassens, el representante de Basile, y ahora el Coco debe responder. Las partes dicen que fue una charla muy positiva. Falta poco...
"La plata, para Basile, no va a ser un problema". Un allegado al Coco, que lo conoce bien pero que no está participando de las negociaciones, le aclaró a Olé que el tema económico, lo que hoy frena la firma del DT y su llegada a Boca, se va a solucionar. Ese mismo optimismo mantienen ambas partes después de la segunda reunión que hubo ayer entre Carlos Bianchi y Norberto Cacho Recassens, representante de Basile. En un bar de Palermo, durante las dos horas que duró la charla, ambos hablaron de las cifras del contrato que tendrá el Coco por una temporada. El Virrey acercó la contraoferta que envió la Mesa Directiva, reunida el último miércoles, y ahora, Recassens llamará a Bianchi después de hablar del tema con el Coco. Igual, se puede afirmar que están un Cacho más cerca...

La negociación por lo económico comenzó el martes, cuando Bianchi se juntó con Recassens y escuchó las pretensiones de Basile. La idea del Coco es ganar alrededor de 800.000 dólares, un poco más de lo que cobró Carlos Ischia y de lo que él mismo había firmado en su anterior paso por el club. El Virrey le explicó en aquel primer encuentro que en Boca hay una política de austeridad y que no podían pagar tanto, y quedó en hablar del asunto con los directivos. La cuestión es que, luego de juntarse con Ameal y Cía., Bianchi se encontró nuevamente ayer con Recassens y le tiró sobre la mesa la contrapropuesta del club: unos 500.000 dólares limpios y la implementación de premios por objetivos. ¿Cuáles? Salir campeón del torneo local, de la Sudamericana, clasificar al equipo a la Copa Libertadores, etc. De cumplir con dichos desafíos futbolísticos, "ganaría incluso más de lo que él pidió", graficó un directivo, quien agregó: "En su otra etapa, había cobrado más por los premios que por el contrato en sí".

Sin duda que la buena predisposición entre las partes ayuda a que estén mucho más cerca. De hecho, Recassens escuchó a Bianchi y, como en toda negociación, hubo un tire y afloje con los benditos números. Que yo cedo un poco pero vos resigná otro tanto... Igual, Cacho se reunió anoche con Basile para comunicarle lo que le había dicho el manager de Boca. Lo mismo piensa hacer Bianchi: hoy se reunirá con los dirigentes más importantes para informarle cómo avanza la gestión. "A Carlos lo vi muy optimista, pero tranquilo. No quiere apurarse. El calcula que la semana que viene se puede arreglar todo", contó alguien cercano al Virrey.

"El Coco quiere dirigir a Boca y Boca lo quiere al Coco", razonó Cacho. Sí, más cerca...

Comentá la nota