Cacerolazos a oscuras en el Olmos

Casi unas 400 personas cortaron la intersección de San Juan y Vélez Sársfield. También marcharán el lunes a la Unicameral.

La esquina de las avenidas San Juan y Vélez Sársfield se convirtió anoche en un enojo sostenido por casi 400 cordobeses hartos de las interrupciones de la energía eléctrica.

En el piquete se mezclaron todos en un grito que pidió explicaciones al Gobierno de Juan Schiaretti: había comerciantes, grupos de izquierda, amas de casas fastidiada, estudiantes cansados de subir y bajar escaleras y algunos representantes de centros vecinales.

"Pueblo callado, pueblo pisoteado", gritó desde un altavoz Federico Heinrich, de la Mesa Coordinadora de Grupos Vulnerables. "Se nos acabó la paciencia. Vengan. Bajen de los edificios, salgan del shopping que no tiene luz. Repudiamos la falta de una política energética", expresó el joven, mientras el tránsito ya había quedado interrumpido para los colectivos urbanos y los autos. En su mayoría, las mujeres llevaron sus cacerolas y las batieron con fuerza. "Estoy harta, cansada. Me cortan nueve horas por día la luz", dijo Alicia, de Ayacucho. Los hombres llevaron silbatos y alguna que otra bandera de izquierda. "Vengo porque no da para más. Vivo en un quinto piso acá en Nueva Córdoba", contó Luis, un señor mayor que se sumó a la movida.

Los más indignados adelantaron que el lunes marcharán frente a la Unicameral, donde el gobernador Juan Schiaretti dará su discurso en la apertura del período de sesiones ordinarias. "Vamos porque se nos acabó la paciencia", repitió Federico.

Entre los manifestantes estaban el presidente del bloque de concejales de la UCR, Marcelo Cossar, con su hijo en brazos; el ex edil juecista Dante Gómez; y el titular del centro vecinal Santa Rosa, Oscar Perassi.

Comentá la nota