Cáceres repudió que se intervenga la UCR local

El último titular de la UCR santafesina antes de la intervención, Luis Changui Cáceres, pidió al interventor partidario provincial Angel Rossi "que no extienda más la mancha de aceite", ante la medida similar que dictó para Rosario pero no se pudo efectivizar por la resistencia opuesta.
   "La ilegal e ilegítima intervención dispuesta cuatro meses atrás por un inmoral y entregado al socialismo como Gerardo Morales (titular del comité nacional de la UCR) no debería producir más daño. Por lo tanto, que el interventor provincial obre con cautela", declaró ayer Cáceres a La Capital.

   El viernes pasado Rossi dispuso la medida para el comité departamental, nombrando al efecto al ex concejal y actual síndico de Aguas Santafesinas, Julio Genesini, quien junto al ex diputado Nelson de Lajonquiere marchó a tomar posesión de la sede. Un grupo de afiliados y militantes, entre los cuales sobresalía el concejal Jorge Boasso, lo impidió. "No vamos a permitir que los empleados del socialismo tomen por asalto nuestra casa", gritó Boasso esa noche.

   "Nos robaron". Cáceres, ayer desde Santa Fe, fue más allá y expresó que los resultados de las recientes primarias del 2 de agosto, "en las que las listas propias de la UCR sumaron 61.000 votos en sólo 15 distritos, demuestran que en la elección nacional de junio nos robaron un diputado".

   "La ilegal intervención frustró que la UCR tuviera el 28 de junio lista propia. Yo dije que esa lista iba a tener un piso de 80.000 votos y un techo de 150.000 y la realidad indica que no le erré", expresó . "Nos frustraron un diputado nacional y la reelección de Pedro Morini, porque él era el candidato que íbamos a llevar", blanqueó el dirigente santafesino.

   También reveló Cáceres que "les había ofrecido a los radicales del otro sector (aliado al socialismo) que encabezaran ellos la lista y nosotros poníamos el segundo porque estaba seguro que así metíamos hasta tres diputados. Pero tocábamos intereses muy altos".

   Cuando se les preguntó cuáles, respondió: "A Binner le interesaba ganar Santa Fe y a la Casa Rosada que no ganara Reutemann. Había intereses comunes y no fue una estrategia descabellada de los tipos pues una diferencia de 20 puntos, en 40 días, la llevaron a sólo dos. Por eso la intervención de la UCR, sin una luz verde de la Rosada, por la Justicia no pasaba como pasó".

Comentá la nota