Cabrera, frente a la posibilidad de coronarse en otra cita de las grandes

Tras la conquista del US Open 2007, quedó a tiro de su segundo Major: comparte la punta con Kenny Perry, con 205 (-11), a 18 hoyos del final
Con sus proezas en los desafíos más trascendentes, Angel Cabrera tiene esa saludable capacidad para dejar en vilo a toda la Argentina golfística . Ya lo había conseguido con su obra cumbre, la conquista del US Open de 2007, y lo logró una vez más anoche, tras ubicarse en lo más alto del Masters a 18 hoyos del desenlace.

Los 69 golpes de la tercera vuelta y un total de 205 (-11) lo igualaron ayer en la vanguardia con el local Kenny Perry, que empleó 70. Chad Campbell, que también marchaba arriba hasta la segunda jornada, retrocedió al tercer escalón, con 207 (-9). Se trata de un final apretado, que también les abre posibilidades a muchos otros candidatos, principalmente a los norteamericanos Jim Furyk y Steve Stricker, más Shingo Katayama, un japonés con sombrero de cowboy que busca ser el primer asiático en coronarse en un Grand Slam.

Pero todas las miradas apuntaron ayer al Pato, que persigue el título que se le negó a Roberto De Vicenzo en 1968 tras aquel fatídico error en la firma de la tarjeta final. El rendimiento en la siempre fundamental tercera vuelta dejó muy satisfecho a Cabrera. Y por sobre todo, tranquilo para afrontar la jornada decisiva: "Ahora me voy a la casa que alquilé, cocino, ceno y a la cama.Yo cuando me acuesto, duermo", describió anoche, para dejar en claro que no se verá intimidado por animar el grupo final, ése al que enfocan las cámaras desde todos los ángulos.

Hoy, Cabrera compartirá la salida con un viejo zorro , ganador de 13 torneos del PGA Tour y que se consagró en febrero pasado en el FBR Open de Arizona. Con 48 años y 8 meses, Perry pretende convertirse en el jugador de mayor edad en obtener la chaqueta verde y batir el récord de Jack Nicklaus, que a los 46 obtuvo el certamen de 1986. El jugador de Kentucky todavía tiene atragantada la derrota en el desempate del PGA Championship en 1996.

"Jugué muchas veces con Perry, es un gran golfista. Tiene mucho mérito en liderar un Masters con 48 años", señaló Cabrera, que una vez más desplegó un repertorio completo: salidas seguras en su mayoría, un juego corto siempre listo para dar soluciones y un manejo certero en el green, con el putter que utilizó en el éxito de Wentworth (2005).

La cabeza fría y el corazón caliente lo acompañaron para reducir la distancia de un golpe que tenía respecto de los punteros (Perry y Campbell) al comienzo del día. "Empecé mal la vuelta, con un bogey, pero me recuperé pronto con el birdie del 3. Un momento clave fue el par que saqué en el hoyo 9, porque había pegado muy mal el drive y el segundo tiro", contó.

Perry embistió con tres birdies (2, 4 y 10), pero retrocedió con tropiezos en el 11 y el 12. En tanto, Campbell se mantenía sólido, con dos birdies y sin errores, aunque pagó un precio muy alto por haber caído en el implacable búnker de la derecha del par 3 del hoyo 16, del que se retiró con doble bogey. Ahí arrancó su declinación y se retrasó al 3er lugar.

Luego de los birdies en el 3, 8 y 10, Cabrera se topó con el segundo contratiempo del día en el 14, donde cometió un bogey luego de que la pelota le quedara en la boca del hoyo. Sin embargo, su renovado hambre de gloria afloró para bajar el 15 y en el 17, donde tomó la punta por primera vez. Y en el 18, salió airoso después de que su pelota saliera desviada a los árboles y rebotada hacia el fairway. Con un aliviador par anotado allí, encontró el camino despejado para agigantar su sueño de campeón.

* Las últimas salidas del certamen

Angel Cabrera y Kenny Perry compartirán la última salida del Masters y pegarán en el tee del hoyo 1 a las 15.35 de nuestro país. Antes, a las 15.25, Chad Campbell y Jim Furyk; a las 15.15, Steve Stricker y Rory Sabbatini, y a las 15.05, Shingo Katayama y Todd Hamilton. Hoy, la señal de ESPN transmitirá en vivo desde las 15.

La peor vuelta de Romero

Andrés Romero imaginaba una arremetida, pero resignó definitivamente sus posibilidades con un tercer recorrido de 77 (+5) y un total de 221 (+5). "Me equivoqué mucho con la elección de los palos, más que nada con los segundos tiros. Espero despedirme bien de Augusta", señaló el tucumano.

Dixit

* "Aprendí que puedo ganar grandes torneos y también puedo hacerlo aquí en Augusta. Pero no pienso que soy el puntero del Masters, estoy tranquilo"

* "No siento mayor excitación por ganar en Augusta respecto de lo que fue triunfar en el US Open de 2007. Para mí, los cuatro Majors son todos iguales"

* "Ahora ya no fumo ni voy al psicólogo, como hace unos años. Me siento bien conmigo mismo y disfruto mucho jugando al golf, simplemente eso"

* "Yo no tuve la oportunidad de vivir la desgracia que tuvo De Vicenzo en este torneo en 1968, con la mala firma de la tarjeta. Ahora estamos en 2009 e intento dar lo mejor"

Comentá la nota