A caballo de la paritaria nacional

El secretario adjunto del gremio, Sergio Capello, afirmó que no habrá instancia local, al tiempo que ironizó sobre el techo del 15 por ciento sugerido por la CGT. La Municipalidad arguye que no podrán dar aumentos sin mayores subsidios nacionales.
Culminado sin mayores sobresaltos el traspaso de los choferes que pertenecían a la ex concesionaria Las Delicias hacia la estatal Semtur y la Mixta, la UTA ahora concentrará sus esfuerzos en la discusión salarial. El secretario adjunto de la Unión Tranviarios Automotor de Rosario, Sergio Capello anticipó que este año el gremio no negociará con las firmas locales del transporte los aumentos en los sueldos sino que se basarán "en lo que se firme en la paritaria a nivel nacional". Teniendo en cuenta que en 2008 el sector consiguió 22 por ciento de suba, Capello admitió que la negociación "esta vez no será sencilla", ya que el rubro atraviesa dificultades por el alza de costos y la falta de mayores subsidios estatales. El dirigente gremial reconoció que los colectiveros rosarinos tienen remuneraciones "respetables" de 4000 pesos promedio pero al mismo tiempo remarcó que esos ingresos "perdieron poder de compra por la inflación". El subsecretario de Servicios Públicos municipal, Pablo Seghezzo aclaró que "todavía no se han mencionado cifras" referidas a futuros aumentos, recordó que la "tarifa real" tiene un desfasaje de 33 centavos con el boleto vigente (1,60), razón por la cual el sistema no está en condiciones de otorgar aumentos sin conseguir recursos adicionales. "Habrá que ver como se financia, pero no tenemos previsto aumentar la tarifa", indicó el funcionario.

El componente salarial es clave en la estructura de costos del transporte local, ya que representa cerca del 50 por ciento. El año pasado, la UTA homologó en Rosario el acuerdo alcanzado a nivel nacional que se ubicó en 22 por ciento. "No hay nada que discutir, se llegó a ese arreglo y acá deberán pagarlo", dijo en su momento el líder del sindicato, Manuel Cornejo, descartando así una instancia de discusión local. De todas formas, el pago fue en cuotas por falta de liquidez.

Este año no habrá negociación local y volverá a estar sujeta a lo que ocurra en Buenos Aires. "Las negociaciones van a ser duras, estamos ante un escenario complicado", admitió Capello para quien la UTA nacional "seguramente llevará un criterio independiente", más allá de la cifra del 15 por ciento que trascendió desde la CGT para no complicar la economía.

"Si finalmente prospera esa cifra y sos kirchnerista tenés que estar contento porque el aumento termina siendo el doble de la inflación", ironizó el secretario adjunto de la UTA, dejando en claro que el gremio no acatará el eventual mensaje de Hugo Moyano. Capello evitó mencionar cifras concretas. "No hay números, todavía es prematuro", sostuvo.

A principios de enero, días antes de dejar la concesión de nueve líneas del transporte, el empresario Rubén Rodríguez de Las Delicias había deslizado que en la paritaria los choferes iban a reclamar un aumento salarial del 35 por ciento, lo que tornaba aún más inviable la estructura de costos del sistema.

Desde la Municipalidad, Seghezzo aseguró que el tema no se había analizado todavía en el Ejecutivo, aunque por lo bajo saben que marzo será clave. "Vamos a ver que surge de la negociación nacional, pero los números del transporte no sólo de Rosario, sino de todo el interior están muy ajustados", planteó el funcionario.

Según el último estudio de costos realizado por el Ente de Transporte, finalizado en diciembre, la tarifa real del sistema es 1,929, casi 33 centavos más que la tarifa actual. "Nosotros seguimos gestionando más subsidios a la Nación, el año pasado llegaron más fondos pero no alcanza", mencionó Seghezzo.

Comentá la nota