Por cábala anuncios se harán en Buenos Aires

Nueva York - Para no reeditar frustraciones, como la del año pasado, cuando en esta ciudad Cristina de Kirchner anunció la oferta para renegociar la deuda en default de los bonistas que no aceptaron la propuesta de 2005, trascendió ayer que el anuncio final será hecho en Buenos Aires.
Hace 12 meses se presentó la nueva oferta, pero el derrumbe en Wall Street obligó a suspenderla. El Gobierno espera a que llegue hoy Amado Boudou para avanzar en negociaciones. Ayer, un grupo de esos fondos acreedores se reunió en Wall Street para detallar la propuesta final que le harán al ministro de Economía.

Oficialmente, Boudou viaja a los Estados Unidos sólo para participar de la Cumbre del G-20, pero ya tiene armada una agenda para avanzar también en la renegociación y el pago de la deuda con el Club de París. En medio de esas conversaciones habrá también cruces con los acreedores que no ingresaron al canje. Por ahora, el principal problema de la Casa Rosada es el futuro tratamiento de la ley cerrojo que se aprobó en el Congreso para clausurar el canje de deuda en default que lanzó Roberto Lavagna. Cristina de Kirchner no quiere que aparezcan modificaciones a las condiciones que tuvieron quienes aceptaron la oferta en 2005. Sobre esta base se negocia, como suce-dió en ocasiones anteriores. «Las novedades hay que esperarlas en Buenos Aires», dijo ayer el Gobierno en Nueva York, confirmando las conversaciones.

Al mismo tiempo, antes de partir de Estados Unidos, Argentina quiere hacer un anuncio sobre la marcha de las negociaciones con el Club de París. De hecho el tema estuvo ayer presente en la reunión que mantuvo Cristina de Kirchner en su suite del hotel Four Seasons con Luis Alberto Moreno, presidente del BID. Allí el funcionario le prometió a la Presidente, acompañada de Hèctor Timerman, Jorge Capitanich, Gildo Insfran, Jorge Taiana y Eugenio Díaz Bonilla, representante argentino en la entidad, toda la cooperación posible para acercar posiciones con ese grupo de países acreedores al que el país le debe U$S 6.500 millones. Pero en ningún momento se ofreció de mediador.

El gobierno le reserva ese papel a José Luis Rodríguez Zapatero pero para otra cuestión: convencer a los europeos del G 20 para que se incremente el capital del BID, uno de los pocos prestamistas que le quedan a la Argentina. El español se reunirá con Cristina de Kirchner el jueves a la mañana en Nueva York antes de partir para la cumbre del G 20 en Pittsburg. Esa misma mañana la Presidente se encontrará con Felipe Calderón en la ONU. Con los mismos protagonistas presentes, Cristina de Kirchner se reunió ayer con Enrique Iglesias (ex titular del BID), casi un lobbista de la Argentina y con quien discutió de los mismos temas. Pero recién hoy Boudou tomará en Nueva York las riendas de las conversaciones por el Club de París, antes de avanzar en Pittsburg con una charla con la ministra de Economía de Francia, Christine Lagarde. Boudou, junto a la Presidente y Timerman terminará de ponerse al tanto, ni bien aterrice en Nueva York, de la propuesta que Argentina llevará a Pittsburg. Será en una reunión cerrada donde además acordaran el tono de las reuniones que mantendrán con la rama sindical de la Organización Internacional del Trabajo que debutarà en la Cumbre del G 20. Los gremialistas internacionales ya le pidieron audiencia tambien a Luis Inacio Lula Da Silva, Barack Obama y al gobierno de Sudáfrica, pero por ahora el estadounidense no confirmó la cita.

Comentá la nota