Buzzi pidió una "tregua", pero De Angeli se niega.

Buzzi pidió una "tregua", pero De Angeli se niega.
Otro fuerte contraste entre los dirigentes de la Federación Agraria.
Alfredo De Angeli fue enfático. "Hasta que el Gobierno no haga una agenda en serio, no habrá tregua", dijo ayer a LA NACION. El ruralista, jefe de la filial entrerriana de la Federación Agraria Argentina (FAA), rechazó así el reclamo de mesura en las protestas que había hecho horas antes el presidente de la FAA, Eduardo Buzzi.

Las palabras de Buzzi habían sido interpretadas como una crítica a los incidentes que un grupo de ruralistas protagonizó frente al Congreso el día anterior, durante la votación que finalmente le prorrogó al Poder Ejecutivo la facultad de fijar retenciones. De Angeli había estado a la cabeza de esa protesta.

Buzzi pidió que se concretara una "tregua" entre el campo y el Gobierno, después de recomendar que había que "aceptar democráticamente" la decisión del Senado.

Para De Angeli, la tregua tiene requisitos y no llegará si los productores no ven que se toman medidas concretas, como: "la reducción de las retenciones en maíz, trigo, girasol y sorgo". Dejó fuera a la soja, que es el cultivo que más margen de ganancia tiene y, a la vez, el que más retenciones aporta a las arcas nacionales.

"Además, hay que revisar el tema de la Oficina Nacional de Control del Comercio Agropecuario [Oncca], para que se liberen las exportaciones", continuó.

"Bronca"

También pidió soluciones para la ganadería, "especialmente para el criador de terneros que es el que más afectado está".

En el caso de la lechería, reclamó como condición de tregua: "Que se le pague al productor 1,25 pesos por litro de leche".

Según el dirigente entrerriano de la FAA, "hay mucha bronca" entre los productores rurales. "La semana que viene habrá asamblea de FAA en todas las provincias para ver cómo seguir", contó.

De Angeli, fue uno de los productores agropecuarios que esperaron en las puertas del Congreso el resultado de la votación. Pero dijo que él no había protagonizado los disturbios.

De todos modos, cuando Buzzi criticó a quienes habían derribado las vallas que resguardaban el edificio del Congreso, dijo: "El dirigente debe ser dirigente y no agitador". Todas las miradas recayeron en De Angeli.

"Hablé con Eduardo [Buzzi], le expliqué que yo no participé de los disturbios, y él me dijo que no había dicho nada en mi contra", contó De Angeli, para disipar así los rumores de conflictos internos.

De todos modos, dirigentes de la FAA de Entre Ríos, consultados por LA NACION, reprocharon la actitud de Buzzi con sus declaraciones de ayer. "En vez de protegernos, sale a sacarnos el cuero", dijo el titular de una filial de FAA que estuvo anteayer en las puertas del Congreso.

Comentá la nota