“Lo de Buzzi y Juez es una vergüenza a nivel nacional”

Francisco Francioni se alinea con el gobernador Schiaretti, pero a diferencia de éste no se calla nada respecto de lo que piensa de los dirigentes de la Mesa de Enlace. Para solucionar el conflicto, lo mejor es “que se hagan a un lado”.
El intendente de la ciudad de Leones, Francisco Francioni (Unión por Córdoba), estuvo en el acto realizado por la Mesa de Enlace el viernes pasado. Apenas finalizó el mitin opositor –como lo calificó el ministro del Interior, Florencio Randazzo– se cruzó con Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria, a quien criticó por llamar “amigo” a Luis Juez. Francioni asumió en diciembre de 2007, responde a Juan Schiaretti y simpatizó con Juan Manuel de la Sota. Fue director del Hospital de Leones y del Hospital regional de Marcos Juárez. No ahorró críticas hacia los dirigentes agropecuarios, cuestionó su representatividad y afirmó que deben ser los intendentes los que medien para hallar soluciones al conflicto del campo. Si la Presidenta los convoca, aclaró.

–Luego de un año de conflicto, ¿qué cree que hay detrás de la puja entre el Gobierno y la Mesa de Enlace?

–Al comienzo del conflicto, fui uno de los primeros intendentes en dar mi apoyo al campo, pero con el transcurrir del tiempo me di cuenta de que el tema se estaba politizando demasiado. El acto que vimos de la Mesa de Enlace es ciento por ciento político, con algunos integrantes de las entidades y dirigentes mentirosos, que lo único que hacen es mentirle a los gringos. Esta dupla que vimos entre Eduardo Buzzi y Luis Juez es una de las vergüenzas más grandes a nivel nacional.

–¿Por qué?

–Porque Luis Juez, hace poco más de un año, quería revaluar los campos a 20.000 dólares la hectárea, con una clara incidencia para los productores que tienen que alquilar tierras para trabajar. Además, quería aplicar retenciones móviles inspirado en el economista Salvador Treber. Hoy aparece con una bandera que dice “yo amo al campo” pero hace un año atrás lo odiaba. Y Buzzi demostró ser un negociante. A la gente del campo le llevará algún tiempo darse cuenta lo que está haciendo el titular de la Federación Agraria. Buzzi está utilizando el conflicto para cuestiones personales y políticas.

–Además de su rivalidad con Juez, ¿qué otras cosas lo hicieron alejarse de las entidades agropecuarias?

–Cuando comenzaron a surgir personajes y posturas que no eran reales. Se cortaron las rutas sólo por el nivel de retenciones a la soja. No se puede parar la economía de un país porque hoy ganás menos que en otros años. Fue una pelea muy desigual. Por ejemplo, si fuese por la leche, que está 65 centavos el litro para los tamberos, las rutas tendrían que estar todas cortadas y no es así. Hoy el trigo da pérdida y no tenemos cortes de ruta. Lo mismo ocurre con la ganadería. Por lo tanto, creo que el conflicto del año pasado fue por una pura sojización, donde un pequeño grupo de personas negociaron para quedar bien paradas en esta situación y dejaron a los gringos en el medio del conflicto. Con un Alfredo De Angeli que ya no participa tanto como antes, con un (Hugo) Biolcati que se reúne a solas con el Gobierno, con un (Carlos) Garetto que hace negocios personales con el gobierno nacional. Por lo tanto, no tendremos ninguna solución. Y en el medio quedan los trabajadores. Creo que hay que ponerse a pensar en quiénes están llevando adelante este conflicto. Julio Cobos es un traidor al radicalismo, lo fue al justicialismo y terminará siendo un traidor al campo. Son todos oportunistas.

–¿Cuál es su opinión sobre la decisión del Ejecutivo de intentar aplicar retenciones móviles como una herramienta de política económica?

–Creo que las retenciones tendrían que existir pero no te puedo decir en qué nivel. Sí me parece que en el caso del trigo deberían ser menores, ya que en esta zona, por ejemplo, se produjo un 70 por ciento menos que el año pasado. También habría que disminuir las retenciones al maíz. Pero no estoy en la caja del gobierno nacional. No sé cuánto tiene que recaudar el Estado para poder mantener un montón de otros sistemas. Si acá no hay un sinceramiento ni verdaderas ganas de progresar, creo que no podremos salir adelante.

–Teniendo en cuenta que el conflicto con la Mesa de Enlace es una pelea política, ¿cree que se llegará a una solución para los productores más vulnerables?

–Solamente habrá una solución si la Mesa de Enlace deja de negociar y se hace a un lado. Es imposible que lleguemos a buen puerto a través de las entidades agropecuarias, sobre todo después del episodio con Biolcati. Además ya no convocan a nadie, acá (en Leones) estuvieron presentes no más de 1500 productores. No fueron responsables y eso se vio demostrado en el acto (del viernes pasado). Cuando surgió el conflicto, el ciento por ciento de los intendentes participábamos de las asambleas, manifestaciones y cortes de ruta. Hoy (por el acto del viernes) había sólo tres intendentes –General Roca, Marcos Juárez y Leones–; faltaron 18. Es un mensaje que hay que saber leer. Por eso creo que somos los intendentes de cada uno de los pueblos los que debemos intermediar entre el Gobierno y los trabajadores del campo. Y es el Ejecutivo quien nos tiene que convocar.

–¿Qué le pedirían los intendentes al Gobierno?

–Creo que el Ejecutivo debería liberar las exportaciones al trigo y al maíz y bajar las retenciones a estos granos, por 12 o 16 meses. Eso lo debería definir el Ejecutivo. También debería existir un subsidio para los tamberos. Aquí en Leones nos queda un solo tambero, que creemos que en los próximos días tendrá que cerrar (había 16 tambos que fueron cerrando en los últimos ocho años). Y lo mismo ocurre con la ganadería. La maquinaria agrícola está parada sobre todo en Armstrong, Firmat y Marcos Juárez.

–¿Cuál es su interpretación de lo ocurrido con Biolcati?

–Me parece que es parte de un año de desgaste político. No creo que haya cometido un error y menos que haya pecado de ingenuo como él dice. Era bien consciente de lo que estaba haciendo. Me parece que quiso darle un final a esta situación y llevarse los laureles. O cortarla simplemente para continuar con su vida de empresario.

–¿Cómo evalúa los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández?

–A (Néstor) Kirchner lo tengo que evaluar por cuatro años de gobierno y a Cristina por uno, no puedo decir mucho sobre la actual administración. Además fue un año de puro conflicto. Néstor tuvo un gobierno de “palo y a la bolsa”, con cosas que se hacían inmediatamente. Era un contexto diferente, con un país devastado en un principio y luego con un crecimiento permanente. Ahora, si la Presidenta no se hubiese expuesto tanto, y hubiese hablado como lo está haciendo ahora, con un tono más moderado, la situación ya estaría resuelta.

Comentá la nota