Buzzi: "Estamos dispuestos a todo para modificar la política agraria"

En las rutas aumentó la tensión. Desde Charata, donde ayer inauguró la nueva medida de fuerza, el titular de la FAA, Eduardo Buzzi, se puso a tono con los dardos que tiró de su par entrerriano, Alfredo De Angeli y dijo que están "dispuestos a todo lo que haga falta para modificar esta política agropecuaria".
En una veintena de localidades de la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Chaco, los productores rurales salieron a realizar controles de carga en las rutas, aunque en un comunicado de prensa la Federación Agraria Argentina (FAA) señaló que el nivel de camiones en las rutas fue "casi nulo" porque hubo un "acatamiento total de la medida".

El primer día del séptimo paro lanzado por los dirigentes de la Mesa de Enlace contra el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner arrojó una notable disparidad: el mercado de granos permaneció inactivo durante todo el viernes, mientras en el mercado ganadero ni se la medida.

La razón fue que durante la noche del jueves, antes de que se decretara la huelga de ocho días, unas 12.426 cabezas de ganado ya habían sido enviadas a Liniers por lo que ayer fue un día de actividad normal.

"La ganadería sentirá el paro recién el lunes, quizás en el mercado no se registren ni 1.000 cabezas de ganado", le dijo a este diario el vicepresidente de las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Néstor Roulet.

En las rutas aumentó la tensión

Entre los puntos con mayor concentración de productores se destacaron Firmat, Armstrong y Rufino, distritos que se hicieron opositores durante el conflicto que desató la resolución 125 que impulsaba las retenciones móviles. En menor medida, el paro también se sintió en Tucumán, Formosa, Río Negro, Mendoza y La Pampa.

En una veintena de localidades de la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Chaco, los productores rurales salieron a realizar controles de carga en las rutas. Aunque en un comunicado de prensa la Federación Agraria Argentina (FAA) señaló que el nivel de camiones en las rutas fue "casi nulo" porque hubo un "acatamiento total de la medida".

El presidente de la Federación Agraria entrerriana, Alfredo De Angeli, envió una advertencia al Gobierno. "La gente no va a las rutas porque sabe que el Gobierno nos quiere enfrentar con la sociedad. Pero espero que el Gobierno no salga a provocarnos, porque si sale la Presidenta a provocar, en cinco minutos la gente va a estar arriba de la ruta", disparó.

Desde Charata, Chaco, donde ayer inauguró la nueva medida de fuerza, el titular de la FAA, Eduardo Buzzi, se puso a tono con los dardos de su par entrerriano y dijo que están "dispuestos a todo lo que haga falta para modificar esta política agropecuaria".

El primer día de lockout les sirvió a las entidades para medir el termómetro social y decidir los pasos a seguir durante los siete restantes. En Córdoba, por ejemplo, hubo doce asambleas regionales y hoy habrá un encuentro provincial en Hernando donde discutirán los pasos a seguir.

A pesar de que la Mesa de Enlace pidió que no haya ninguna interferencia en la circulación, los productores apostados sobre las rutas en Santa Fe comenzaron a evaluar la idea de movilizarse hacia Buenos Aires, más precisamente hasta la Plaza de Mayo. Por ahora esa intención fue frenada por los dirigentes locales. "Primero hay que hacerse fuerte en las rutas, y volver a ganar el apoyo popular para después poder presionar", fue la lectura que hizo un ruralista santafesino ante este diario.

En lo que no hay consenso es en los motivos de la medida. "Es la resistencia del interior en su conjunto contra la ‘vetocracia´ que se viene", señaló Buzzi en referencia al veto parcial que la Presidenta le realizó a la ley de emergencia agropecuaria. "Esto no es por la emergencia, esto es porque no da señales positivas y el diálogo fue sólo para ganar tiempo", señaló Roulet.

Comentá la nota