Buzzi se apoya en las espaldas más grandes

En septiembre se renuevan las autoridades de la entidad. Buzzi eligió para que lo acompañen como vicepresidentes a dos productores sojeros que manejan cerca de 3000 hectáreas cada uno. Un grupo de directores le cuestiona su "derechización".
La Federación Agraria tiene problemas internos. En septiembre, el titular de la entidad, Eduardo Buzzi, buscará su reelección e intentará colocar en las dos vicepresidencias a Omar Barchetta, actual secretario gremial y arrendatario sojero, y a Julio Curraz, un hombre con fuertes lazos en la UCR. Ambas designaciones son resistidas por un grupo de 50 directores, quienes interpretan que esos nombramientos buscan consolidar la estrategia política de Buzzi: ampararse en los productores de la Pampa Húmeda y tender lazos con el Acuerdo Cívico y Social para delinear su proyecto político de aquí a dos años, a sabiendas de las resistencias que genera su figura en espacios de centroizquierda como la CTA.

Las críticas hacia las posibles designaciones de Barchetta y Curraz, que reemplazarían a Ulises Forte y Pedro Orsolini, elegidos como diputados por el Acuerdo Cívico y Social, fueron esbozadas hace dos semanas en un encuentro en Villa María, donde Buzzi tuvo que reconocer que en el último año y medio estuvo abocado a defender los intereses de los productores de más de 200 hectáreas en detrimento de los agricultores familiares.

"No estamos de acuerdo con sus alineamientos políticos. Por un lado, sigue sumando gente de la Pampa Húmeda y además tiene acercamientos con el radicalismo o con (Carlos) Reutemann", señaló a Página/12 uno de los directores que estuvo presente en esa reunión, quien agregó que este grupo está interesado en impulsar una política integral, que incluye a los agricultores familiares y a los medianos productores.

Los críticos de Buzzi aseveran –tardíamente– que la conducción de la entidad está virando hacia la derecha. Omar Barchetta es productor sojero junto a su hermano, Héctor. Ambos arriendan entre 2500 y 3000 hectáreas en la localidad de Alcorta, al sur de Santa Fe. Además, son socios de Grupo Gourmet, una explotación de establecimientos agropecuarios, granjeros, forrajeros propios y de terceros.

La designación de Barchetta está en línea con la posición ideológica de Forte, es decir, no es que haya un giro hacia la derecha sino que se mantiene la misma tendencia. Si bien ahora el electo diputado por La Pampa quiere llevar las banderas de una nueva ley de arrendamiento en el Congreso, fue la persona que llamó insistentemente a Eduardo Macaluse y el resto del bloque del SI para dar quórum en la sesión especial de marzo, que pretendía eliminar las retenciones a la soja.

Por otro lado, la designación de Julio Curraz, también arrendatario de aproximadamente 3500 hectáreas en la provincia de Buenos Aires y un hombre del radicalismo, "le permitirá a Buzzi mantener relaciones con un sector que lo empujará a dar un salto político", manifestó a este diario un crítico buzzista. Curraz había sido designado dentro de la entidad como secretario gremial de Desarrollo Rural para atender las necesidades de los agricultores familiares. "Pero esta secretaría tuvo que ser cerrada por Buzzi frente a la inacción del propio Curraz", señalaron a este diario desde el grupo conformado por los cincuenta directores díscolos.

"Creo que los cuestionamientos hacia Barchetta no tienen que ver con su posicionamiento ideológico. Es una buena persona, comprometida y un referente de los chacareros del sur de Santa Fe", indicó a Página/12 Pedro Peretti, director de la FAA.

"El poder para adelante viene con (Francisco) De Narváez, (Julio) Cobos o (Carlos) Reutemann, el menemismo sin Menem. Buzzi está jugando para ese lado", fue la conclusión a la que llegaron los 50 directores de la FAA. De todas maneras, el 90 por ciento de esos directores apoyará la reelección de Buzzi porque dicen que no hay otra persona para conducir la entidad. La figura de Minga De Angeli estaría descartada. Una vez que se termine su mandato, al titular de la FAA le gustaría probarse el traje de gobernador de Santa Fe, afirman.

¿Qué pasó con los tiempos en que la Federación Agraria estaba alineada al centroizquierda? "La FAA no tiene retorno a la CTA", habrían sido las palabras de Buzzi hacia sus interlocutores de Villa María.

–No, quien no tiene retorno sos vos –le habrían respondido los directores.

"Es tiempo de pararse de un lado y tomar una decisión", aseveró a este diario un director bonaerense de la entidad, en relación con los vínculos de la FAA con la Mesa de Enlace. "No veo ninguna señal de acercamiento. No hay ninguna oportunidad de tener un mínimo contacto con la Sociedad Rural", afirmó a Página/12 Hugo Yasky, titular de la CTA.

Comentá la nota